eosLeonel Fernández cometió el “pecado original”, se apartó del principio de que no se debe gastar más de lo que ingresa, porque una vez se incumple es difícil revertir el proceso y recoger la deuda acumulada. Ahora es casi imposible sostenerla, cada año es mayor el esfuerzo del presupuesto, sin haber empeorado el interés que piden los mercados para comprar bonos oficiales. El gasto de la deuda, como proporción de los impuestos, de 16.9% en 2013 pasó a 18.4% en 2014, con la proyección de 20.6% en 2015. El monto programado de RD$88,017 millones para el 2015, supera en RD$16,551.4 millones lo de este año y en RD$38,295 millones lo del 2013.


Por Leonel comer del “fruto prohibido” llegamos al extremo de que, excepto Educación con 4% del PIB (RD$119,363.2 millones), ningún otro ministerio ni partida del gasto del presupuesto iguala lo que debe pagarse por intereses en 2015. Lo peor es que la tendencia se mantendrá en el presupuesto del 2016, consecuencia del aumento del pasivo (diferencia entre los valores que emite y los que vencen) por el déficit fiscal proyectado de RD$73,882.6 millones, equivalente a 2.4 por ciento del PIB, en 2015.


Para financiar el déficit, pagar préstamos que se vencen y parte de los intereses, en el 2015 el gobierno pide prestado a organismos multilaterales, gobiernos amigos y mercados de capitales externos e internos, el monto de RD$175,500.5 millones, equivalente a RD$481 millones al día. Forma parte del financiamiento los bonos pendientes de aprobación en el Congreso Nacional por RD$110,888.8 millones, en dólares RD$69,000 millones y RD$41,990 millones en moneda nacional.


Se necesita un gran acuerdo nacional para reducir los intereses como proporción de los ingresos tributarios, lo que implica iniciar un proceso de desmonte de la deuda. La del sector público no financiero superará los US$24,000 millones en 2014 y US$26,000 millones en 2015, sobrepasando la barrera psicológica de 50% del PIB sumando la deuda contingente (Intec, Fundapec, Pucamaima y empresas de zonas francas, garantizadas por el Estado Dominicano), flotante (préstamos del Banco de Reservas a contratistas de obras del Estado) y la del sector financiero (Banco Central, Banco de Reservas y otras). La deuda respecto al producto aumenta no obstante el mayor valor de la riqueza nacional computada por el Banco Central con la nueva metodología.


El objetivo del presupuesto es cerrar con balance primario (ingresos menos gastos, excluyendo intereses) positivo por RD$14,134.4 millones, por primera vez desde el 2008. Podría lograrlo, se apoya en la gestión, de manera específica en la reducción de transferencias a las instituciones públicas por RD$17,240.1 millones y en aumento de 9.8% en la recaudación tributaria, igual que la economía. Para lo último confía en la mayor profesionalidad exhibida, la buena imagen y credibilidad ganada por la DGII. El aumento absoluto sería RD$38,109 millones en 2015, más del doble del incremento de este año, exceptuando los ingresos extraordinarios (RD$19,069 millones) por ganancia de capital y beneficios de Refidomsa (RD$837.6 millones).


Como mayores son los “vientos huracanados provocados por el pecado original” de Leonel, el sobrante (RD$17,240.1 millones) no alcanza para pagar los intereses (RD$88,017 millones), y el gobierno se endeuda por la diferencia (RD$70,776 millones).