CALABAZAS-ARRESTOSLa gobernadora de New Hampshire exhortó a las universidades del estado a castigar a los estudiantes involucrados en hechos de violencia durante el festival anual de las calabazas en Keane que desembocaron en destrucciones, docenas de arrestos y numerosos heridos durante el fin de semana.


Las autoridades de Keane convocaron a una conferencia de prensa este lunes para informar sobre los actos violentos que obligaron a la policía a utilizar los equipos antimotines y gases lacrimógenos. Mallory Pearce, vicepresidenta del organismo estudiantil, dijo que vio un automóvil volcado en una playa de estacionamiento y otro al que un grupo estaba destruyendo.


“La situación se descontroló. Todas las personas con las que hablé me dijeron ‘Esto es peligroso. Me voy a casa’. No quisieron participar en los motines y no pudieron hacer nada para solucionarlo”, afirmó. Aunque Pearce se decepcionó con la violencia, dijo que recuperó la fe cuando vio que unos 200 voluntarios se presentaron el domingo a la mañana para limpiar.


Un registro policial indicó que el domingo se realizaron por lo menos 49 arrestos. En su mayoría fueron por alteración del orden público o delitos relacionados con el consumo de alcohol.