El cohete que debía colocar en órbita a la cápsula espacial no tripulada Cygnus de la empresa Orbital, explotó este martes durante el lanzamiento según imágenes transmitidas en directo por la Nasa. “La explosión se produjo poco después del lanzamiento” dijo un comentarista del canal de televisión de la Nasa, desde la base espacial Wallops en la costa de Virginia (este).


En las imágenes se ve al cohete incendiarse unos segundos después del lanzamiento y caer en medio de una explosión que proyecta una bolsa de fuego hacia el cielo. “Perdimos el lanzador Orb3″, dice el comentarista, precisando que “parecería que la destrucción se limitó a la rampa de lanzamiento”.


“No hay ningún dato de que el personal de la base haya estado en peligro, pese a que ha habido importantes daños materiales”, agregó. Se trataba del primer lanzamiento nocturno del cohete Antares y del tercero de la misión de abastecimiento de Cygnus hacia la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés)


La cápsula Cygnus estaba destinada a llevar una carga de 2,3 toneladas hacia la ISS. El lunes el lanzamiento había sido pospuesto por 24 horas a causa de la presencia de un buque en el Atlántico, dentro del perímetro de seguridad determinado para la operación.


Estaba previsto que Cygnus se acoplará a la ISS el 2 de noviembre, con una carga de la cual casi una tercera parte (unas 700 toneladas) correspondía a material para experimentos científicos. Uno de ellos será sobre la irrigación del cerebro y del corazón cuando no existe gravedad. Los resultados de esta experiencia podrían tener efectos sobre el tratamiento de enfermedades neurológicas como el Alzheimer.


La misión que debía iniciar este martes Cygnus era la tercera que se cumplía en el marco de un contrato por 1.900 millones de dólares firmado por la Nasa con Orbital Sciences Corporation, para el envío de suministros hacia la Estación Espacial Internacional.


Orbital utilizó cápsulas Cygnus, en las entregas que realizó en enero y julio de este año.