exEl gobierno entregó en extradición a cuatro dominicanos acusados por la Fiscalía de Nueva York de pertenecer a una red que se dedicaba a la extorsión y de hacerse pasar como agentes de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), para supuestamente chantajear a ciudadanos.


Los dominicanos extraditados fueron identificados como Deivy Burgos Félix, Boris Gil Guerrero, Ángel Avilés Pérez y Julio Santana Joseph. Estos fueron entregados por oficiales de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) en el aeropuerto Las Américas,  a seis  agentes Marshall, quienes vinieron al país, especialmente a buscarlos.


Los extraditados fueron montados esposados y trasladados en el vuelo 494 de la línea aérea comercial Delta Airlines con destino a la ciudad de Nueva York.  Según se indicó, éstos estaban recluidos en una celda de la Dirección Nacional de Control de Drogas, de donde fueron trasladados al aeropuerto Las Américas. Antes de que fueran montados en la aeronave los cuatro extraditados permanecieron por espacio de dos horas sentados en la oficina del Cuerpo Especializado de Seguridad Aeroportuaria y Aviación Civil (CESAC), en esta terminal.


De acuerdo con los detalles, el grupo comenzó a actuar en 2008 y buscaba a personas que suponía habían comprado de manera ilícita medicamentos bajo receta a través de centros de llamadas telefónicas en República Dominicana o mediante Internet.


Uno de los acusados llamaba a la víctima residente en Estados Unidos y se identificaba como miembro de la DEA u otra agencia estadounidense, diciéndole que estaba siendo investigada por compra ilegal de medicamentos y que el único modo de evitar ser arrestada era pagando una “multa”. A solicitud de la justicia de Estados Unidos, las autoridades dominicanas detuvieron en diversos operativos a un grupo de 18 criollos por pertenecer a la supuesta banda de malhechores.