NobelLa semana de anuncios de los Premios Nobel inició este lunes en la categoría de Medicina con el reconocimiento al investigador británico-estadounidense John O’Keefe y el matrimonio noruego May-Britt y Edvard I. Moser por haber descubierto un sistema de ‘GPS interno’ en el cerebro que hace posible que nos orientemos en el espacio”.


El Comité Nobel del Instituto Karolinska dijo el descubrimiento de los laureados de este año tiene repercusiones desde filosóficas hasta médicas, al ser susceptible de ser aplicado para tratar la enfermedad de Alzhéimer.


Estos hallazgos “han solucionado un problema planteado por filósofos y científicos durante siglos”, el “cómo el cerebro crea un mapa del espacio a nuestro alrededor y cómo nos movemos en un entorno complejo”, citó la agencia AFP.


Así ocurrieron los descubrimientos


En 1971, O’Keefe descubrió en ratas el primer componente de este sistema de posicionamiento: un tipo de célula nerviosa situada en el hipocampo —una zona del cerebro— que se activaba cada vez que el animal se hallaba en un lugar determinado de una habitación.


Otras células “de lugares” se activaban estando en otros sitios, llevando a O’Keefe a la conclusión de que éstas acababan formando un mapa de la habitación en el cerebro de la rata.


Más de tres décadas después, en 2005, May-Britt y Edvard Moser descubrieron una segunda clave de este ‘GPS’ al identificar otro tipo de células nerviosas, de “red”, que generan un sistema coordinado para el posicionamiento preciso y el trazado de itinerarios.


Estas “investigaciones mostraron cómo las células de lugares y de red hacen posible determinar una posición y desplazarse”, según el jurado. Este destacó que los enfermos de alzhéimer a menudo se pierden y no reconocen su entorno.


“Por lo tanto, el conocimiento sobre el sistema de posicionamiento del cerebro puede ayudarnos a entender (…) la devastadora pérdida de la memoria espacial, que afecta a las personas con esta enfermedad”, agregó. Los premios se entregarán el 10 de diciembre, fecha del aniversario de la muerte de su creador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y el Ayuntamiento de Oslo, Noruega.


Este martes se revelarán los elegidos este año en Física, y el siguiente orden será los de Química, Literatura, de la Paz y Economía, éste último fundado más de medio siglo después por el Banco de Suecia.


El origen de los premios está ligado a las circunstancias personales de Nobel (1833-1896), quien acumuló una fortuna gracias a su talento como inventor, pero al que atormentaban las consecuencias funestas de su principal hallazgo: la dinamita.


Nobel legó su fortuna para premiar a bienhechores de la humanidad, sin importar su nacionalidad, y así quedó fijado en su testamento: el dinero se invirtió en valores inmobiliarios y los intereses se dividieron en cinco partes, tantas como premios.