camiSanto Domingo.-El control absoluto del manejo de las cargas que entran y salen de los puertos por parte de los sindicatos de transporte pasa de ser un simple conflicto de elección de tarifas entre los choferes y los empresarios a un problema mayor de planificación de la producción nacional y los precios.


El poder de los camiones es tan fuerte, que el viernes pasado los 200 furgones que normalmente salen del Puerto Multimodal Caucedo no pudieron llegar a su destino, porque el sindicato de Transporte de Furgones y Afines de Boca Chica se enfrentó a la Federación Nacional de Transporte Dominicano (Fenatrado), porque no recibió la cuota de combustible exonerado que supuestamente le correspondía.


En reclamo de “sus derechos”, los transportistas que dan servicio al megapuerto decidieron presionar a Fenatrado paralizando sus 600 unidades. Esa decisión provocó que las cargas que debieron salir el viernes empezaran a despacharse el sábado y otra parte a partir del lunes, dejando pérdidas por RD$1,200 millones para los empresarios, según cuantificó la Asociación de Industriales de Santiago (ACIS).


Esto es así porque las empresas deben pagar hasta US$120 por cada día que su furgón dura almacenado en el puerto, explicó Teddy Heinsen, presidente de la Asociación de Navieros. Es por eso que la Asociación de Industrias de la República Dominicana afirma que el costo de la carga sube un 10% por cada día de retraso.


Cómo funciona el monoplio


Las empresas privadas no pueden utilizar sus propios camiones para llevar o traer al puerto las mercancías que importan o exportan porque los sindicatos no se lo permiten. Víctor Castro, presidente de la Asociación de Empresas Industriales de Haina (AEIH), explicó a EL DÍA que cuando un empresario envía uno de sus camiones a una terminal corre el riesgo de que los sindicatos se lo quemen y agredan al chofer, como ha sucedido en ocasiones anteriores.


“El monopolio no nos deja capacidad de negociar y por eso el precio del transporte terrestre interno es uno de los más caros de Centroamérica”, dijo. Detalló que el costo de llevar un flete desde Punta Caucedo a Santo Domingo (30 kilómetros) le cuesta 10,000 pesos, pero si logran negociar con un chofer fuera del sindicato lo dejan en 6,000 pesos. “Esa misma carga podría salirnos a 2,000 pesos si usáramos nuestra propia flotilla. Pero no nos dejan”, dijo.


Planificación de producción


Los empresarios coinciden en que la mayor pérdida no es la de costos, sino la oportunidad de producir y poner a tiempo sus productos en góndolas. Cuando se atrasa una materia prima se afecta la producción de una empresa, escasea el producto y por lo tanto suben los precios, expresó Eduardo de Castro, presidente de la Asociación de Industrias y Empresas de Haina y la Región Sur-AIEHaina.


Eso pasó con un fábrica de plástico de la zona, contó a EL DÍA, Víctor Castro. Aunque no puede cuantificar las pérdidas de esa empresa, el ejecutivo señaló que la paralización de una producción sube los costos operativos, por cuanto hay que seguir pagando un personal y reprogramar su planificación, y “todos los gastos se traspasan al consumidor”.


Monopolio es un terrorismo


El Sindicato de Transporte de Furgones y Afines de Boca Chica consideró como un acto de terrorismo el monopolio que ejerce Fenatrado en el transporte de carga y admitió que algunas tarifas son excesivamente caras. El secretario general de ese gremio, Eugenio Valera (Chapaleta) manifestó que transportar un furgón desde Caucedo a la frontera cuenta 1,100 dólares y podría ser menos, pero la tarifa la impone Fenatrado.


“Hay que hacer un estudio de costos para definir las tarifas”, dijo Valera. Fenatrado le ha quitado parte de la cuota de carga del megapuerto y se la dio a choferes de otras provincias.