EbolaEl alcalde de Dallas, Mike Rawlings, ha comunicado que la trabajadora sanitaria del hospital de Dallas contagiada de ébola tiene una mascota.


El animal, que por el momento no presenta signos de la enfermedad, se encuentra aislado y serán las autoridades las encargadas de su cuidado. No tuvo la misma suerte Excalibur, el perro de Teresa Romero, la auxiliar contagiada de ébola en Madrid, a quien no quedó “más remedio” que sacrificar según la Consejería de Sanidad.


“La existencia de este perro mascota que ha estado en la vivienda en contacto con la paciente, de acuerdo con los hallazgos científicos disponibles, supone posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre”, aseguraban, recalcando que “no existe garantía de que los animales infectados no eliminen el virus a través de sus fluidos orgánicos”.


Expertos lamentaros el suceso, ya que el animal “hubiera aportado mucha información sobre el virus y su comportamiento”. Las autoridades españolas ignoraron estas opiniones, así como las miles de firmas que se recogieron contra su ejecución.