DubaiDubái, el emirato conocido por su celebración del glamur y el lujo, está adelantándose para controlar el mercado de la cirugía plástica en Oriente Medio con planes para atraer a medio millón de turistas médicos en seis años.


Aunque la cosmopolita Beirut fue una vez la ciudad más popular de la región para pasar por el bisturí, la agitación y la violencia de Siria salpica a menudo a Líbano alejando a los ricos turistas árabes. Tras invertir en infraestructura sanitaria en los últimos años, Dubái ya tiene un hueco a nivel mundial y pretende subir en la lista de principales destinos internacionales para turismo médico.


Planea traer a 20 millones de turistas en 2020 – con medio millón de turistas sanitarios que dejarán ingresos de 2.600 millones de dírhams (710 millones de dólares). La Autoridad de Salud de Dubái dijo el año pasado se registraron alrededor de 120.000 turistas médicos, gastando en el país alrededor de 200 millones de dólares – un 12% más con respecto al año anterior.


Este dato sitúa al emirato por delante de Turquía, con 110.000 viajeros sanitarios, y Costa Rica, con entre 40.000 y 65.000 según las cifras de 2013 de Pacientes Sin Fronteras, un grupo estadounidense que recopila datos sobre la industria. Líbano no se sitúa entre los principales países para viajes de perfil sanitario, pero Beirut llegó a ser el principal destino para retoques, sobre todo entre muchas celebridades árabes.


A nivel mundial, el turismo sanitario es un gran negocio. Se estima que genera entre 50.000 y 60.000 millones de dólares al año y se espera que crezca a 100.000 millones de dólares anuales en la próxima década. Para aprovechar el auge, Dubái lanzado un plan de visados de tres meses renovables para turistas médicos y sus acompañantes y una campaña para presentarse a sí mismo como el principal destino de Oriente Medio para cirugía plástica y bienestar.


Vasilica Baltateanu, que abrió la primera consultora de cirugía plástica en Emiratos Árabes Unidos (EAU), Vasilica Aesthetics, dijo que el factor glamuroso de Dubái está impulsando la tendencia entre los turistas de alto poder ejecutivo de la región que quieren ir de comprar, disfrutar de los balnearios y relajarse en opulentos hoteles.


“Te encuentras con que ya no van más a Beirut y (ellos) vienen a Dubái. ¿Por qué? Es mucho más seguro en Dubái”, dijo. “Creo que también eligen Dubái porque aquí están los mejores restaurantes, los mejores hoteles. Así que te operas y a la vez puedes pasar unas buenas vacaciones”. El Consejo Mundial de Viajes y Turismo dijo en su informe anual 2014 que se espera que EAU atraiga a 12,2 millones de turistas internacionales este año, mientras que Líbano dará la bienvenida a solo 1,3 millones.


Una empresa especializada en tratamientos laser, Silkor, dijo que llevó su negocio a Dubái en lugar de esperar a que los clientes del golfo acudiesen a Líbano, donde abrió ocho sucursales desde su fundación hace 15 años. En menos de la mitad de ese tiempo, la marca estableció seis tiendas en EAU y tiene planes para abrir dos más.


“Los clientes del golfo abrían ido a Líbano en el pasado”, dijo la representante de la propietaria Sylva Wayzany, añadiendo que “desgraciadamente la situación en Líbano no ayuda” a hacerlo más atractivo para turistas médicos.


Para atender a la demanda de procedimientos cosméticos del golfo, Luiz Toledo, uno de los cirujanos plásticos para liposucciones y “levantamiento de glúteos brasileños” más popular del mundo, cerró su consulta en Brasil y se mudó a Dubái en 2006 porque vio menos competencia en el golfo y una oportunidad para mantener la calidad y los precios.


Dubái acoge una de las tasas más altas de cirujanos plásticos del mundo. Toledo dijo que en Estados Unidos hay 20 especialistas en cirugía estética por cada millón de habitantes, frente a los 52 por millón del emirato. La Sociedad de Cirugía Plástica de Emiratos, un grupo profesional del que es miembro de la junta, dijo que el número de asociados se ha más que duplicado a 150 en los últimos ocho años. La Autoridad de Salud de Dubái dijo que solo en Dubái hay unos 150 cirujanos plásticos con licencia.


Emma Jordan, una residente en el emirato de 33 años y origen británico y madre de tres hijos, decidió someterse a un aumento de pecho y un tratamiento para eliminar marcas en la piel allí en lugar de en Londres, porque el precio era similar – unos 9.200 dólares -, el tiempo de espera era menos y el procedimiento más personal.