viLa Dirección General de Migración dispuso ayer la aplicación automática de los protocolos de control sanitario en cumplimiento de las políticas de alerta para la prevención del ébola, ordenadas por el Ministerio de Salud Pública y la Organización Mundial de la Salud, como parte del seguimiento en el proceso de admisión de los viajeros que arriban a la República Dominicana.


A tales fines, el sistema informático de control migratorio ha sido programado para que los pasajeros que arriben a través de los puestos de control terrestre, aéreo o marítimo, sean interrogados respecto a los países visitados durante los últimos treinta días, evitando así que errores humanos impidan detectar casos posibles de difusión de la enfermedad en el país.


Como parte del nuevo procedimiento, todo caso sospechoso será derivado digitalmente por los inspectores de Migración, de manera automática, al escritorio digital dedicado para las autoridades de salud, para que la unidad de control sanitario disponga la evaluación y manejo según el caso.


Una vez realizado el protocolo de control sanitario, la unidad para esos fines derivará digitalmente el proceso de admisión del pasajero, a fin de que, cumplidos los protocolos migratorios correspondientes, se proceda a la admisión o no del viajero, de conformidad con la ley.


El director general de migración, José Ricardo Taveras, instó al país y a los medios de comunicación a asumir con serenidad el tema del control del ébola, “pues toda alarma infundada podría afectar la imagen de la República Dominicana como el principal destino turístico de Centroamérica y el Caribe.”


Dijo que no es positivo para el turismo que por la presencia de ciudadanos africanos en el país haya un nivel de crispación que rebase los niveles de alerta de las autoridades en los puntos de control migratorio. Indicó que la mayoría de los visitantes africanos son turistas, residentes y ciudadanos naturalizados de terceros países, como Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea.