HieloUn grupo de científicos de diferentes instituciones del mundo establecieron una correlación sobre cómo afecta el deshielo de la Antártida a la gravedad de la Tierra.


Entre 2009 y 2012, los expertos realizaron una investigación sobre el proceso, con la idea de compararlos con los datos dados por el satélite Grace de la Nasa y la Agencia Espacial Europea, el Goce. El monitoreo se llevó a cabo para averiguar qué cambios sufren los glaciales en cada cuenca y cómo se produce la descarga de hielo en los océanos, a fin de verificar qué tan grave podría ser la variación de la gravedad.


Según los resultados, las capas de hielo son tan pesadas que hunden la corteza terrestre, debido a la desaparición de los glaciares y causa que la corteza regrese a su forma original. Los científicos explicaron además que el rebote disminuye la tensión en las rocas subyacentes, facilitando al magma su ascenso a la superficie y, que por ende, las erupciones volcánicas.