ProfesoraCon 100 años de edad a cuestas, la maestra de matemáticas Madeline Scotto, residente en Brooklyn, todavía no quiere despegarse de sus alumnos y sigue enseñando la materia. Cumplió el centenario de vida hace unos días y la celebración fue en grande, con la participación de docenas de alumnos actuales y ex alumnos que se reunieron en la iglesia San Efrén en Fort Hamilton de la avenida Ridge Bay.


Su familia, que incluye numerosos nietos y biznietos, también se unió al festejo. Una misa oficiada por monseñor Peter Kain, párroco de la iglesia, se celebró para conmemorar los 100 años de la profesora Scotto. El sacerdote católico la calificó como “una hacedora de milagros” que ha ayudado a miles de estudiantes a “navegar en el desierto de las matemáticas”, que es lo que ella ha hecho durante seis décadas.


“Damos gracias a Dios por vosotros, haciendo memoria sin césar en nuestras oraciones, trayendo a la mente la obra de su fe, y su obra de amor”, dijo el cura en la homilía. El coro de la iglesia y las campanas del templo, matizaron con cánticos y sonidos la celebración.


Luego de la misa, se realizó una recepción en el gimnasio de la escuela y la centenaria maestra, recibió proclamas, certificados y reconocimientos de funcionarios electos en diferentes distritos de Brooklyn. La profesora bromeó y le preguntó a monseñor si tenía que ir a trabajar el lunes. Habló algunas palabras en la recepción abarrotada de asistentes y dio las gracias a la dirección de la escuela y la iglesia. “Yo, no estaría aquí si no fuera por los padres”, dijo.


La maestra se graduó de la escuela secundaria en 1928 y comenzó a enseñar en 1954. Formó un equipo de estudiantes inclinados por los números al que bautizó “Las Abejas de las Matemáticas” y que llegó a las finales de las competencias regionales en el 2013. “Quiero que todos los padres aquí presentes, disfruten este momento, de la misma manera en que han traído esta alegría a mi vida”, dijo la profesora Scotto.