canSANTO DOMINGO. La Unión de Trabajadores Cañeros de los Bateyes arreciará su lucha a partir de hoy en reclamo de pensiones para sus miembros, debido a que alegadamente fueron “engañados” por funcionarios del Gobierno que prometieron solución a la demanda, pero que ahora desconocen.


Jesús Núñez, coordinador nacional de la organización, dijo que durante meses tenían paralizadas las movilizaciones a la casa de Gobierno porque se le había prometido trabajar en su demanda de cinco mil pensiones.


Explicó que se habían reunido en varias ocasiones con Moisés Jáquez, asistente del viceministro de la Presidencia, Luis Henry Molina, pero que en una reunión que sostuvo ayer con este último funcionario, le comunicó que no tenía conocimiento de los compromisos previos.


“Como los pobres saben que las leyes están escritas, no nos queda otro camino que seguir luchando, y a partir de mañana (hoy) vamos a continuar con una vigilia jueves y viernes y la semana próxima también la continuaremos y luego veremos qué podemos hacer”, explicó. Núñez insistió en que retomarán las calles para exigir que 5,000 compañeros sean pensionados emitiendo un tercer decreto y para que se aumente el monto de las actuales pensiones.


Marcharon al Palacio Nacional


Ayer los cañeros marcharon desde la avenida Máximo Gómez esquina 27 de Febrero hasta la casa de Gobierno, en reclamo de pensiones y el aumento a los que ya la tienen. A su llegada al Palacio fueron recibidos por un contingente policial que los mantuvo a rayas. Una comisión entró al Palacio, y conversó con el viceministro de la Presidencia, Luis Henry Molina.