evoLA PAZ.- Evo Morales se consagró por tercera vez consecutiva ganador de las elecciones presidenciales de Bolivia, lo cual le asegura 14 años al frente del país. El mandatario se impuso en los comicios de hoy al superar el 60% por ciento de los votos según los sondeos de boca de urna, un número abrumador que incluso le permite evitar la segunda vuelta.


Muy por debajo de Morales quedaban, tal como vaticinaban las encuestas, los dos líderes de centroderecha, el empresario del cemento, Samuel Doria Medina (Unidad Demócrata), con el 24%, y el ex presidente y candidato Jorge “Tuto” Quiroga, con el 9,6%.


Pasadas las 22, Morales se declaró vencedor en un discurso que brindó desde el balcón del Palacio de Gobierno ante sus seguidores. Prometió profundizar las políticas llevadas a cabo hasta el momento, agradeció por el triunfo, citando resultados preliminares, y dedicó su victoria al líder cubano Fidel Castro y al fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez.


“Es un sentimiento de liberación de nuestros pueblos. ¿Hasta cuándo seguir sometidos al imperio o al sistema capitalista? Este triunfo es un triunfo de los antiimperialistas y los anticolonialistas”, sostuvo Morales rodeado de su vicepresidente y ministros.


De acuerdo con el padrón electoral, estuvieron inscritos casi 6 millones de electores en el país, más de 200.000 en el extranjero -la mayoría en la Argentina-, para elegir presidente y vicepresidente y a un nuevo congreso de 36 senadores y 130 diputados. Es la primera vez que votaron los bolivianos que viven en 33 países. El voto era obligatorio.


Las mesas electorales abrieron a las 8 hora local (una hora más en la Argentina) y cerraron a las 16, aunque la mayoría de las urnas recién fueron cerradas dos horas después por las largas filas. Las elecciones transcurrieron sin incidentes, destacó la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Wilma Velasco, en un primer balance. Morales fue el primero de los candidatos en sufragar rodeado de partidarios y cocaleros en la región cocalera del Chapare en el centro de Bolivia donde lideró a cultivadores de coca antes de la saltar a la política.


“Me siento uno más de los ciudadanos cumpliendo su deber y llamo a todos a participar de las elecciones”, dijo a periodistas en Villa 14 de Septiembre, un pequeño poblado del Chapare donde conserva sus tierras y sembradíos, incluyendo coca.