ozLa acumulación de basura en la ribera del río Ozama es la principal fuente de contaminación, sobre todo de plásticos, en el litoral de Santo Domingo, de acuerdo a técnicos del Ministerio de Medio Ambiente que han retirado botellas, platos y otros objetos de playas ubicadas a lo largo del Malecón de Santo Domingo.


Mientras brigadas del Ministerio de Medio Ambiente llevaban recogidas decenas de fundas de desechos sólidos de la playa del fuerte San Gil, frente a la calle Palo Hincado, un enorme vertedero se levanta en un área habilitada por la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (Opret) en Ribera del Ozama. Justo a orillas del Ozama, a pocos metros de donde la Opret levanta una de las columnas de 100 metros de altura, hay un gran vertedero, que al menor aguacero sería arrastrado por el río con destino al litoral de Santo Domingo.


Sobrevivencia


Es tan grande el basurero, que personas adultas y niños escarban dentro en busca de cualquier objeto de valor que luego puedan salir a vender, como pedazos de metales, cartones, y hasta algo que les sirva para mitigar el hambre. Bartolo Lora, del viceministerio de Recursos Costeros y Marinos del Ministerio de Medio Ambiente, expuso que tienen brigadas fijas desde la playa Montesinos hasta Manresa, debido al gran cúmulo de basura, sobre todo plásticos, que va a esa zona, con graves daños no solo para los humanos, sino para el ecosistema.


Falta educación


Señala que la mayoría de los desechos llegan al litoral vía el río Ozama, ya que su ribera, principalmente del lado Oriental, está llena de grandes vertederos. “Esto es un asunto de conciencia y educación, porque de nada sirve que el río sea saneado si seguimos lanzando los desechos en las cañadas, en las calles y los patios”, sostiene.


Sin rol


Estima que los ayuntamientos tienen que jugar un rol de mayor responsabilidad, ya que si las familias vierten los desechos en un depósito donde los cabildos deben retirarlas, y no lo hace, las aguas las arrastran hacia el océano y se hace copartícipe de las consecuencias.


Dijo que además de la contaminación visual que causan los desechos en el litoral, también están los daños a la salud humana, pero sobre todo al ecosistema marino, donde han aparecido tortugas con fundas plásticas en el cuello, provocándole retraso en su desarrollo.