ozaLa gran cantidad de desechos sólidos y sedimentos que arrastra el río Ozama hacia el Puerto Don Diego y el litoral mantiene estancado el desarrollo turístico de Santo Domingo, ya que cada año hay que invertir entre 80 y 100 millones de pesos, sólo en dragado, para que barcos de gran calado puedan atracar en ese lugar.


Así lo expresó a reporteros de Hoy, Jaime Castillo Jorge, director ejecutivo del puerto Sansouci, quien señaló que llegó el momento de pasar de las palabras a los hechos en cuanto al saneamiento de los ríos Ozama e Isabela, porque de lo contrario Santo Domingo seguirá estancado en materia de turismo. Estima que si el río estuviera saneado esos recursos que se invierten en dragado, que entre 30 y 40 por ciento de lo que extrae es basura, pudieran destinarse a promociones y en infraestructuras que atraigan al turista.


Para Castillo Jorge, urge un esfuerzo conjunto entre todos los sectores involucrados, como Gobierno central, empresarios, los ayuntamientos de la Mancomunidad, entidades que trabajan directamente con las familias que habitan las márgenes de los ríos, para que de una vez estas fuentes sean intervenidas, ya que son la principal riqueza de Santo Domingo.


Dijo que lo que busca precisamente la Coalición Río es crear la mesa de concertación, para que los sectores señalados se sienten a planificar las acciones concretas, porque de lo contrario llegaría el momento en que al puerto no podrán entrar embarcaciones como cruceros y otros de gran escala.


Llama la atención de la cantidad de vertederos en las márgenes del Ozama y el Isabela, principalmente del lado oriental, debido a que cada vez que hay una temporada de lluvia, como la que se anuncia ahora, los desperdicios van al puerto y contaminan el litoral. “Eso definitivamente impacta el turismo, impacta el costo portuario, así como todo lo que es la vida marina que tanto anhelamos cuidar”, expresa el ejecutivo de Sansouci.


Resalta, sin embargo, que la mesa haya provocado que el presidente Danilo Medina emitiera el decreto 260-14 que declara de alta prioridad nacional la preservación, saneamiento, rehabilitación y uso sostenible de la parte baja, media y alta de la cuenca de los ríos Ozama e Isabela para promover el desarrollo integral y la inclusión social de los moradores de las comunidades aledañas.


El decreto crea la Comisión Presidencial para la Rehabilitación, Saneamiento, Preservación y Uso Sostenible de la Cuenca, que estará presidida por el Ministerio de la Presidencia y se encargará de la formulación de estudios y propuestas que contribuyan con el desarrollo sostenible de la cuenca, así como de generar consenso y coordinar acciones con las entidades vinculadas.