alasLas parejas homosexuales pueden solicitar los documentos necesarios para contraer matrimonio en el estado de Alaska, a raíz de un fallo judicial que después de 16 años revocó una enmienda constitucional que lo impedía.


En un fallo emitido a última hora del domingo, el juez federal Timothy Burgess dio la razón a cinco parejas homosexuales que habían demandado al estado de Alaska la anulación de la citada enmienda constitucional, aprobada por los votantes en 1998.


El juez consideró en su fallo que esa enmienda “viola el debido proceso” y las cláusulas de “protección igualitaria” de la Constitución estadounidense. Las autoridades de Alaska pueden apelar el fallo. Alaska y Hawai fueron en 1998 los primeros estados del país en establecer enmiendas constitucionales en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo.


Decisiones recientes de la Corte Suprema y de otros tribunales de menor rango han propiciado que ya sean más de una treintena los estados de EE.UU. que permiten el matrimonio entre homosexuales. Hace una semana el Supremo rechazó las apelaciones de cinco estados (Virginia, Oklahoma, Utah, Wisconsin e Indiana) que buscaban prohibir las bodas entre personas del mismo sexo, con un fallo que allanó el camino para que los gais puedan casarse en otros seis estados (Colorado, Kansas, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia Occidental y Wyoming).


Solo un día después un tribunal federal de apelaciones emitió una sentencia que deroga las prohibiciones del matrimonio homosexual vigentes en los estados de Idaho y Nevada. No obstante, un juez de la Corte Suprema dictó después una orden de suspensión que impide temporalmente la celebración de matrimonios entre personas del mismo sexo en Idaho.


Los analistas creían que el Supremo iba a aceptar a trámite al menos uno o dos casos sobre el matrimonio homosexual en este nuevo periodo de sesiones recién iniciado para emitir así un fallo con implicaciones a nivel nacional antes de junio de 2015. Sin embargo, el máximo tribunal se ha hecho a un lado y evita entrar en el debate sobre la legalización del matrimonio homosexual a nivel nacional.