escuEl Servicio Geológico Nacional (SGN), conjuntamente  con la Agencia de Cooperación del Japón (JICA) y la Oficina Nacional de Evaluación Sísmica de Infraestructura y Edificaciones (ONESVIE), concluyó hoy que por lo menos 130 escuelas en San Cristóbal están bajo peligro ante la ocurrencia de un movimiento telúrico de gran magnitud.


De acuerdo al estudio “Reducción de la Vulnerabilidad Sísmica de las edificaciones escolares de la provincia de San Cristóbal”, esa cantidad de escuelas “se encuentran en sitios donde las condiciones del suelo se comportan como materiales predominantemente blandos, flojos y con nivel de porosidad alto, lo que afecta la capacidad portante de los mismos”.


De 315 escuelas evaluadas, al menos 87 presentan un riesgo “muy alto” si ocurre un movimiento telúrico o cualquier fenómeno que provoque deslizamiento de tierra, mientras otras 37 están en riesgo “alto”. Según el informe  hay “grandes deficiencias en los procesos constructivos o de diseño”.


Estos resultados que presenta el SGN concluyen que hay 44 escuelas construidas sobre fallas tectónicas y otras 19 en sus alrededores, lo que determina que las primeras están en “amenazas muy altas” y las segundas en “amenazas altas”. Pero además, se localizaron 63 escuelas construidas en áreas afectadas por deslizamientos y derrumbes, 57 de ellas en categorías de riesgos “muy altas”. De las 315 evaluadas solo 22 se consideraron fuera de peligro de algún tipo.


Dentro de las debilidades encontradas se destacan irregularidad vertical y horizontal, edificaciones ubicadas en laderas, alto grado de deterioro en las losas producto de filtraciones, grietas por asentamientos diferenciales y edificaciones antes de la entrada en vigencia de las primeras recomendaciones para el análisis sísmico de edificaciones.


En lo que respecta a las inundaciones, por lo menos 70 (el 22.54%) no cumplen con la “Guía Técnica para la Construcción de Escuelas Seguras y Modelos” que recomienda garantizar que ningún plantel escolar sea concebido, diseñado, ni construido en zona susceptible a inundaciones, ni cercanas a ríos, arroyos y cañadas.


Los municipios más vulnerables por cantidad de escuelas ante cualquier fenómeno sísmico son Cambita Garabito (14), Los Cacaos (16), San Cristóbal (11) y Yaguate (2). Además de Villa Altagracia (2) en el caso de las inundaciones. Los expertos recomiendan “intervenir de manera inmediata las edificaciones con grado de vulnerabilidad física muy alta”, que se encuentran en zonas peligrosas para la preservación de la vida ante un sismo, además de reubicar las edificaciones que se encuentran en zonas con peligro de inundación.