vat


CIUDAD DEL VATICANO .- El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo este martes que no hay relación entre el personal de la Santa Sede y los motivos que llevaron a detener en Francia a dos personas que iban en el vehículo del cardenal argentino Jorge María Mejía, cargado con un alijo de droga.



Lombardi confirmó la detención de dos personas que viajaban en el vehículo de propiedad del cardenal argentino Jorge María Mejía y que llevaba un cargamento de droga, pero aseguró que nadie de la Santa Sede está implicado.


El cardenal Mejía, bibliotecario y archivero emérito del Vaticano de 91 años, “está gravemente enfermo” tras un infarto que sufrió en Roma y fue su secretario quien entregó el coche con matrícula diplomática del Vaticano a un amigo para que pasase la revisión técnica, explicó Lombardi.


El portavoz vaticano aseguró además que ningún trabajador de la Santa Sede está implicado en esta detención.El pasado domingo, agentes de las fuerzas del orden francesas detuvieron un coche con matrícula diplomática del Vaticano durante un control de carretera en Chambéry, cerca de la frontera italiana, y encontraron cuatro kilos de cocaína y 150 gramos de marihuana.


Los dos ocupantes, de nacionalidad italiana y de 30 y 41 años respectivamente, afirmaron que la droga no era suya y que eran simples conductores, según informó la radio francesa RTL en su página de internet.Según la emisora, los dos detenidos con el coche oficial fueron a España a comprar la droga y pensaron que la matricula diplomática les evitaría controles.