cc


REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Ciudades de todo el mundo acompañaron ayer la convocatoria efectuada por Nueva York, urbe que acogerá el próximo martes la Cumbre sobre el Clima en las Naciones Unidas, para manifestarse a favor de la lucha medioambiental.París, Sydney, Madrid, Río de Janeiro, Bogotá o Buenos Aires fueron algunas de las ciudades que vivieron marchas o concentraciones para reclamar medidas contra el calentamiento global del planeta, a falta de 48 horas para la reunión que 120 países mantendrán en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.Sin duda, la convocatoria más multitudinaria fue la de la Gran Manzana, en la que participaron unas 310.000 personas.La manifestación popular contó en un tramo con la participación de, entre otros, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que quiso hacerse presente para sumarse a una iniciativa surgida popularmente y organizada por más de 2.000 grupos.La Marcha Popular a favor del Clima comenzó en la esquina suroccidental del Central Park y terminó en una avenida del oeste de Nueva York, después de casi cuatro horas de caminata.En Australia, la mayor parte de las manifestaciones se produjeron en Sydney y Camberra, aunque también hubo una protesta frente al centro de Convenciones de Cairns, donde este fin de semana se reunieron ministros de Economía del G20.“Sé el cambio” y “Árboles y abejas (‘trees & bees’)” eran algunos de los lemas que coreaban los miles de manifestantes que se concentraron en la jornada, durante la que se reclamó que en 2050 haya un 100 % de energía limpia y que los líderes del mundo luchen contra la evasión fiscal.Unas 5.000 personas se manifestaron en el centro de París, con réplicas en Burdeos, Lyon o Marsella.En la manifestación de la capital francesa participaron el excandidato presidencial del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon; y la ecologista y exministra de Vivienda, Cécile Duflot, quien alertó contra el peligro del “ecoescepticismo”, el de aquellos que creen que es tarde para resolver los problemas del planeta.En Madrid, medio millar de ecologistas se sumaron a la convocatoria con peticiones al Gobierno de Mariano Rajoy de que se una a la causa de las energías renovables y diga “no” al petróleo, las nucleares y la fractura hidráulica.Así lo manifestaron portavoces de organizaciones como Greenpeace, WWF, Equo o Avaaz, que confluyeron en la marcha. También respaldaron el acto Ecologistas en Acción, Plataforma Nuevo Modelo Energético, CECU, Coalición Clima, Amigos de la Tierra, SEO/Birdlife, Inspiraction, y Alianza por la Solidaridad.En el manifiesto leído, se calificó de “escandalosa” la pasividad política ante este problema y se consideró que es una actitud que “solo puede responder al sometimiento del poder político a los grandes lobbies de los combustibles fósiles”.Los concentrados lucieron un corazón verde pintado en la cara, como símbolo de su amor por un planeta verde, así como globos y camisetas del mismo color.Buenos Aires, Río de Janeiro y Bogotá también se sumaron a la convocatoria de Nueva York con diferentes actos.En la capital argentina, centenares de personas vestidas con camisetas blancas y verdes frente al Planetario intervinieron en talleres, conciertos y actividades lúdicas.Al término de la jornada, está previsto que los participantes se junten formando un corazón, que será fotografiado desde el aire y esa imagen será enviada a la ONU.En Río de Janeiro, más de un centenar de personas de todas las edades desafiaron a la lluvia junto a la popular playa de Ipanema para reclamar “cero deforestación” y “100 % energía limpia”.Pese a que los organizadores esperaban la presencia de unas 30.000 personas en la “Caminhada pelo Clima” (Marcha por el clima), la lluvia y el viento nublaron parcialmente la convocatoria.En Bogotá, y bajo “una invitación a cambiarlo todo”, unas 300 personas, muchas de ellas con banderas de Colombia y camisetas con la frase “Bogotá marcha x el clima”, desafiaron una fría mañana y se congregaron en el Parque Nacional.Los asistentes lucían pancartas en las que podían leerse frases como “Reducir el impacto está en nuestras manos”, “Del cambio climático al cambio global” o “Para cambiarlo todo necesitamos de todos”.Esta manifestación popular se celebra dos días antes de que la sede de la ONU acoja la Cumbre sobre el Clima, que será encabezada por Ban.La cumbre busca impulsar la voluntad política para llegar a un acuerdo de limitación de las emisiones de gases causantes de efecto invernadero en la Conferencia de las Partes de la ONU sobre el Cambio Climático (COP21) que se celebrará en París el año próximo, y que será precedida por la COP20 prevista para el mes de diciembre en Lima.