Homosexuales


Los legisladores de la provincia indonesia de Aceh, la única del país donde se aplica la ley islámica, aprobaron este sábado una ley que permite el uso del castigo físico contra las personas que mantengan relaciones homosexuales, informan medios locales.


Conforme al nuevo decreto aquellos que practiquen sexo entre el mismo género serán penados con hasta 100 latigazos, en una decisión calificada como “un enorme paso atrás” por las organizaciones pro derechos humanos.


El Parlamento regional aprobó a primeras horas del sábado por unanimidad la ley que prohíbe explícitamente el sexo anal entre hombre y los “frotamientos de las partes del cuerpo de la mujer para estimularse”.


Amnistía Internacional, quien pide el fin de los castigos físicos en la región, instó a los legisladores locales en un comunicado a “retirar de inmediato o revisar la disposición de la ordenanza que viola los derechos humanos”.


“Criminalizar a los individuos según su orientación sexual es un duro golpe para la igualdad en Indonesia”, declaró Richar Bennett, director de Amnistía Internacional en Asia y el Pacífico.


La nueva regulación será aplicada también contra personas no musulmanas y extranjeros. Castigo físico por otros delitos