Mujer 33 Años


Los enfrentamientos entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos se han mantenido este domingo a pesar del alto el fuego contraído el viernes por ambas partes.


La primera víctima mortal entre los civiles tras la reanudación de las hostilidades ha sido una mujer de 33 años, herida en Mariùpol durante un bombardeo y fallecida posteriormente, según las autoridades locales.


Otros escenarios de nuevos combates han sidos las inmediaciones del aeropuerto de la ciudad de Donetsk y también Avdéyevka, suburbio de esa urbe en el este de Ucrania habitada por casi un millón de personas antes del estallido del conflicto armado.


“Según testimonios de los vecinos, las explosiones y cañonazos en la zona del aeropuerto resonaron sobre las 06.00 hora local”, señala un comunicado de las autoridades municipales de Donetsk.


Igualmente, los vecinos de Avdéyevka han denunciado a la agencia rusa Interfax “fuego intenso de fusiles, artillería y (lanzaderas de misiles múltiples) ‘Grad'” a partir de las 05.00 hora local.


Mientras, el llamado Estado mayor de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) responsabilizó a las fuerzas ucranianas de haber violado el alto el fuego en al menos 7 ciudades y pueblos de la región.


Los separatistas lamentan la muerte de varios milicianos en las localidades de Zúyevka, Janzhonkovo y Makéyevka, y aseguran que varias viviendas resultaron dañadas por fuego de los Grad ucranianos en la ciudad de Yenákievo, al tiempo que la localidad de Starobéshevo fue atacada por dos tanques y dos blindados, siempre según los rebeldes.


Por su parte, el coordinador del portal Resistencia Informativa, Dmitri Timchuk, ha denunciado de los prorrusos contra posiciones ucranianas en al menos 9 localidades en las regiones de Lugansk y Donetsk, entre ellas la mencionada Avdéyevka y también Shirókino, a unos 20 kilómetros de la ciudad de Mariúpol.


Los combates más importantes desde la declaración del alto el fuego tuvieron lugar durante la madrugada del domingo, precisamente en las afueras y en los accesos a esa ciudad, habitada por medio millón de personas y convertida en capital provisional de la región de Donetsk para las administraciones regionales y estatales leales a Kiev.


El servicio de prensa del batallón de voluntarios Azov, que combate junto a las tropas ucranianas, informó de combates entre los dos bandos junto a Shirókino y denunció ataques contra sus posiciones con lanzamisiles Grad y morteros.


Poco antes, el así llamado ministerio de Defensa de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD) informó de “combates en toda regla en las afueras de Mariúpol” y culpó a las fuerzas de Kiev de haber roto el alto el fuego.


Además, los separatistas prorrusos denunciaron que la Guardia Nacional de Ucrania aprovechó la tregua para expulsar a las milicias de la localidad de Telmánovo, núcleo poblacional situado entre la ciudad de Donetsk y Mariúpol, considerado estratégico en la ofensiva de los sublevados en el sur de la región.


Los dos bandos enfrentados en el este de Ucrania decretaron hace dos días un régimen de alto el fuego que salvo algunos incidentes aislados fue respetado en general por todas las partes durante la jornada de ayer.


La tregua es uno de los 12 puntos que componen el Protocolo de Minsk, adoptado hace dos días en la capital bielorrusa con mediación de Rusia y la OSCE, que prevé además el control internacional del cese de hostilidades y la frontera ruso-ucraniana, el canje de prisioneros y la apertura de corredores humanitarios.