pez


“Fue una operación complicada y de alto riesgo”, afirmó el veterinario Tristan Rich, quien se encargó de extirparle un tumor cerebral a un pequeño pez dorado en Australia.


El diminuto pez, bautizado como “George” por su dueña, había dejado de nadar tenía dificultades para moverse dentro de su hábitat en la pecera.


Por ello, fue enviado donde un experto, quien le diagnosticó un tumor cerebral, por lo que debía ser intervenido inmediatamente.


El encargado de efectuar la cirugía fue el doctor Tristán Rich, jefe del área de especies exóticas del Hospital Lort Smith Animal en Melbourne.


Los dueños de la mascota pagaron 200 dólares (cerca de 120 mil pesos), por la intervención que duró cerca de 45 minutos. Rich manifestó que George tenía una anomalía “bastante grande” en su cabeza, lo cual paulatinamente empezaba a afectar su día a día.


Tras la cirugía, el pez empezó a nadar de un lado a otro demostrando su vitalidad. Lo médicos dijeron que George debiese vivir, al menos, diez años más.