pla


La presidenta del Tribunal Superior Administrativo (TSA), Delfina de León Salazar, ordenó ayer el levantamiento de la medida cautelar provisional que ella misma había dispuesto el pasado 13 de agosto para que se suspendiera el proceso de licitación pública internacional para la construcción de dos plantas de energía eléctrica a carbón mineral.


Dijo que tomó la decisión tras comprobar, mediante el examen de la documentación aportada, “incongruencias” para la ejecución de la medida adoptada mediante la sentencia número 0055-2014 del 13 de agosto, y de que los presupuestos o circunstancias en virtud de las cuales fue ordenada la suspensión provisional de la licitación han variado en la especie.


Refirió que la Ley 13-07, en su artículo 7, párrafo II, exige como requisitos para el levantamiento de las medidas cautelares:


a) Que se acrediten circunstancias que no pudieron tenerse en cuenta al concederse;


b) Si cambian las circunstancias en virtud de las cuales se hubiesen adoptado las mismas; y c) si dándose algunos de los supuestos descritos, el Estado o la entidad pública demandada acredita que la medida cautelar adoptada lesiona gravemente el interés público.


Afirmó que a partir de la glosa procesal y los argumentos esgrimidos por las partes, “advertimos incongruencias para la ejecución de la medida adoptada mediante sentencia No. 0055-2014 del 13 de agosto del año en curso”


Esto, debido a que la entidad Gezhouba Group Company Limited CGGC, al momento de valorar quién sería el adjudicatario de la licitación pública internacional de que se trata, “no podía ser tomada en cuenta, pues se encontraba descalificada conforme a los criterios de la Comisión de Licitación de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), por lo que en apariencia resulta improbable que estos resultasen adjudicatarios del proyecto presentado, por estos no satisfacer las exigencias de la antedicha comisión”.