cult


SANTO DOMINGO. Ayer, el Ministerio de Cultura y la Dirección del Teatro Nacional enviaron un comunicado en el que daban marcha atrás a la decisión de cerrar la sala principal del Teatro Nacional.


Atendiendo a reclamos de productores artísticos, cuya agenda se alteraría en lo que resta del año.Sin embargo, la decisión fue rechazada hoy por tres productores artísticos que, a través de un espacio pagado en un diario de circulación nacional.


Establecen que no aceptan que el Ministerio de Cultura y la dirección del Teatro reabran la sala, bajo el argumento de que no existen garantías para trabajar allí, ni mucho menos para los asistentes y reclaman el pago de una indemnización por los daños ocasionados a ellos por la falta de planificación del Teatro Nacional debido a que han otorgado avances a artistas.El documento lo firman el empresario artístico César Suárez, Amaury Sánchez y Edith Smester, en representación de sus respectivas empresas. También figuran los nombres de dos ex funcionarias del teatro, Marosa Mallorga, antigua regidora de escena, y la actriz, Lilianna Díaz, quien fuera directora técnica del Teatro.La reacción se produce luego de que el director del Teatro Nacional, Niní Cáffaro, les remitiera una comunicación en la que les indicó que esa institución y el Ministerio de Cutura había impartido “las instrucciones de lugar para que sea iniciado el proceso de remodelación y remozamiento que requiere el principal centro cultural de nuestra nación, y ha dispuesto el cierre total durante los medes de enero y febrero de 2015.


Por lo antes expuesto, nos sentimos compelidos a notificarles la posposición de los eventos solicitados por usted para esos meses, para una fecha que deberá ser determinada previamente entre las partes”.Sin embargo, la dirección del Teatro Nacional condicionó las presentaciones artísticas en lo que resta del año, y pidió a los empresarios que se acogieran mediante un contrato a la agenda de trabajos de la remodelación del Teatro Nacional Eduardo Brito, “donde descargará de toda responsabilidad al Ministerio de Cultura y a la Dirección del Teatro Nacional, por cualquier eventualidad que pudiera ocurrir al presentar su espectáculo durante el periódico de remodelación”, refiere la misiva.Las condiciones fueron rechazadas y los productores exigen el cierre inmediato del establecimiento, debido a que en las actuales condiciones no existen garantías para el público y los artistas durante las representaciones artísticas. “La comunicación de marras pone en evidencia un interés por mantener abiertas las puertas del Teatro Nacional hasta finales de 2014, a pesar de reconocer que las condiciones estructurales y de equipamiento de la institución son deplorables y del desinterés del Teatro Nacional en proteger la seguridad de la ciudadanía dominicana al desligarse de responsabilidad por cualquier eventualidad que pudiera ocurrir en un espectáculo en esa institución, producto de las malas condiciones”, indican.Los empresarios indican que un levantamiento que se hizo de los problemas que presenta la sala, realizado por la dirección del Teatro, confirma su deterioro.
“Pretender que los productores presentemos los eventos programados por lo que resta del año 2014 con contratos que incluyan una cláusula que releva al Teatro Nacional de cualquier responsabilidad por cualquier problema estructural que pudiera presentarse, resulta no solo una evidencia del desconocimiento legal en la materia de responsabilidad civil de las autoridades teatrales, sino también un absoluto desinterés en la seguridad de la ciudanía con vocación a asistir a los eventos en la sala de espectáculos más insigne”, dijeron.Y agregaron: “Los promotores entendemos que la mejor solución para la seguridad de la ciudadanía que asiste al Teatro Nacional es cerrar inmediatamente las puertas de la institución, resarcir a los productores de eventos que ha hemos otorgado avances de dinero a artistas, proveedores de luces, sonido y escenografía por las pérdidas que le ha ocasionado la falta de planificación de las autoridades del Teatro Nacional, que todavía en junio de 2014 estaban asignando fechas que colindan con los trabajos de remodelación”,