Jack


En el año 1888 un hombre asesinó a cinco prostitutas en Londres y envió una carta a la Policía que firmó como “Jack el Destripador”. Aficionados e investigadores trataron durante años de determinar su nombre pero tras 126 años de búsqueda, por fin se resolvió el misterio.


La persona que cometió los crímenes fue un polaco judío llamado Aaron Kosminski, que emigró a Londres, reveló el diario británico The Daily Mail.


Las pruebas que le hicieron a unas muestras de ADN que estaba en un chal que se encontró junto al cuerpo de Catherine Eddowes, una de las víctimas, pudieron confirmar que Kosminski, uno de los seis sospechosos de los crímenes, era efectivamente “Jack el Destripador”.


El empresario Russell Edwards compró la ropa en una subasta y con la ayuda de Jari Louhelainen, experto en análisis de material genético, hizo el histórico hallazgo.


Louhelainen consiguió extraer muestras de ADN del chal después de 126 años, las comparó con el ADN de los descendientes y familiares de Eddowes y del sospechoso y los resultados confirmaron que, sin lugar a dudas, la tela tenía restos de ambas personas.


Kosminski nació en la localidad polaca de Kłodawa, perteneciente entonces al imperio ruso, y emigró en 1882 a Londres, donde trabajó de peluquero.


Los investigadores aseguran que tenía 23 años cuando cometió los asesinatos y que era esquizofrénico, por lo que fue internado en un centro psiquiátrico y murió ahí a los 53 años.