Robot


Podría parecer como algo salido de una película de ciencia ficción, pero en los próximos años los robots pudieran convertirse en una alternativa para tener placer sexual.


No es una novedad que la tecnología ha estado trabajando para facilitarnos la vida en muchos aspectos de nuestro diario vivir a través de aparatos mecánicos. Pero por lo visto, esto abarca también lo que concierne al compañero o compañera de alcoba.


De hecho, el portal dailymail.co.uk reseñó el pasado agosto una compañía japonesa que comenzó a promover unas muñecas robóticas bajo el nombre de “Dutch Wives”, elaboradas con un aspecto muy real, y proveyendo la alternativa al consumidor de seleccionar tamaño del busto, cabello y otros detalles “físicos”. Incluso, cuenta con extremidades removibles para que el usuario pueda mover la muñeca a la posición que desee.


De acuerdo con Stowe Boyd, investigador principal de GigaOM Research, en pocos años las “parejas sexuales robóticas serán comunes, más allá de la fuente de desprecio” que genere esta idea –o posible realidad-.


A su vez, un estudio reciente realizado en el Reino Unido encontró que una de cada cinco personas estaría dispuesta a tener sexo con un robot.


Para muchos, puede parecer espeluznante, frío y, sin duda, difícil de aceptar, pero de acuerdo con el portal de relaciones yourtango.com, tanto hombres como mujeres consideran que existen varias ventajas de tener sexo robótico.


1. Todo gira alrededor de tu persona Fuera de la masturbación, ¿cuándo fue la última vez que tuviste relaciones sexuales que se trataran completa y totalmente sobre ti? Posiblemente tu respuesta es ‘nunca’, ¿verdad? Aunque se desconoce a ciencia cierta si los robots del futuro estarán equipados con avanzados mecanismos de placer, no es difícil asumir que el robot no va a pedir demasiado a cambio.


2. Siempre tendrás orgasmos Es una máquina, ¡no un hombre o una mujer de carne y hueso! Por lo tanto, no se cansa. Además, en vista de que el control está en ti, sabes que si te tomas tu tiempo en llegar al clímax –en especial las mujeres-, de seguro podrás manipular el robot para cumplir con tus objetivos y alcanzar la plena satisfacción que buscas.


3. No hay emociones para complicar las cosas Los expertos presumen que podrás programarlos para ‘hacer bien’ el trabajo sexual sin tener que hacerles promesas de que vas a llamar o esperar una llamada de vuelta después de una noche de aventura.


4. Escoges a tu gusto Por el momento, las muñecas inflables para el sexo son lo más parecido que se tiene a los robots sexuales. Sin embargo, contrario a las primeras, y como lo ha empezado a demostrar una compañía japonesa, los robots sí los puedes modificar a tu gusto, con las características “físicas” que desees.


5. No hay temor a enfermedades de transmisión sexual Esta experiencia sí que sería partidaria del sexo seguro ya que contraer infecciones de transmisión sexual a través de este tipo de contacto no sería una preocupación. Tampoco, quedar embarazada.


6. Puedes pedirle mucho más que sexo Muy probablemente estarán equipados para hacer algo más que brindar placer a través del acto sexual, así que, después de un orgasmo, puedes programarlo para que trabaje en la cocina o lave la ropa. ¡Quién sabe!