ag


SANTIAGO. La crisis del suministro de agua potable a los barrios, urbanizaciones y localidades vecinas de aquí se ha agudizado en los últimos días, como consecuencia directa de la prolongada sequía que afecta a la región del Cibao Central.El gerente del departamento de mantenimiento y operaciones de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN), ingeniero Héctor Jáquez confirmó que la entidad tiene un déficit diario de 30 millones de galones de agua.


La demanda de la población supera los 130 millones de galones.Sectores donde llegaba el líquido las 24 horas tienen dos y tres días sin recibirlo en cantidad suficiente, mientras que otras comunidades suburbanas y rurales denunciaron que permanecen durante semanas sin recibirlo.Hace varios días que CORAASAN se vio precisada a suspender la producción del líquido en su planta Noriega II, debido a la disminución de los caudales en los embalses que las abastecen desde Tavera-Bao y López-Angostura.Para tratar de conjurar la crisis, CORAASAN lleva agua gratis a los sectores marginados donde no llega el agua, con una flotilla de siete camiones.Las precipitaciones que se han producido en los alrededores de la presa de Tavera-Bao no han sido suficientes para llenar el embalse.Ante la situación, las autoridades responsables de servir el agua exhortaron a los consumidores a hacer uso racional.