solid


El director general de la Administradora de Subsidios Sociales (ADESS), Ramón González, reveló que 428 comercios donde se compraba con la tarjeta Solidaridad fueron sancionados por cometer diferentes irregularidades en perjuicio de los beneficiarios de esa iniciativa social.

 

González ofreció la información durante la inauguración de las nuevas oficinas de la unidad de Riesgo y Control de esa institución, presidida por la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández.

 

Dijo que la unidad de Riesgo y Control inspeccionó este año 2,539 comercios adheridos a la Red de Abastecimiento Social (RAS), de cuales 293 fueron sancionados por retención, tráfico, empeño de tarjetas, falta de recibo y ausencia de firmas.

 

Agregó que también fueron penalizados 31 por cambios de propietarios sin notificación previa a Adess, 33 por cambio de dirección, 15 por alteración de precios en fecha de depósito de subsidios, 26 por cambio de nombre del colmado sin previa autorización, 22 por bajo volumen de ventas y ocho por vender productos vencidos.

 

“Con el fortalecimiento de esta área, sinceramente, les digo que estamos dando respuesta a los principales cuestionamientos, preocupaciones y denuncias recibidas sobre la percepción del uso responsable, transparente y ético de la tarjeta solidaridad”, sostuvo.

 

Las sanciones impuestas por la Adess a los comercios que violan estas normas van desde el retiro temporal o definitivo del punto de venta con la tarjeta Solidaridad.

 

Indicó que la Adess mantiene verificación constante sobre artículos comprados por los beneficiarios, el uso adecuado de la tarjeta, la no retención de la misma, condiciones higiénicas y salubridad de los colmados y que los usuarios de las tarjetas reciban trato humano y digno de parte de los comerciantes.

 

De su lado, la vicepresidenta Cedeño de Fernández aseguró que la Adess es una institución que se ha convertido en modelo en toda América Latina por la transparencia en que funciona y administra los recursos públicos destinados a los subsidios sociales.

 

“Con esta acción ponemos en evidencia, una vez más, que la honestidad, transparencia y la eficiencia son tres valores que para mí y mi equipo son innegociables en el ejercicio de la función pública”, sostuvo.

 

Señaló que la nueva oficina refuerza la supervisión de las operaciones de los negocios que pertenecen a las Red de Abastecimiento Social para asegurar que cumplan con las normas que la Adess ha establecido, las cuales aseguran que las familias que reciben subsidios destinen el dinero a lo que en realidad necesitan.