zo


Santo domingo- Al llegar a la Zona Colonial, el ambiente que se contempla es de reconstrucción y de desencanto por parte de los negociantes de la zona, los cuales se han visto afectados profundamente con el remozamiento de esta parte turística de la República Dominicana.


Las calles deterioradas por la reconstrucción impiden el tránsito e incluso que las personas puedan desplazarse con libertad  por ella.


Según investigaciones, el proyecto de reestructuración de la zona inició en abril del 2012, para ser específicos, hace año y medio.


Esta remodelación incluye 42 obras y una inversión superior a los 35 millones de dólares, financiado por el Banco de Desarrollo Industrial (BDI) y el Estado dominicano.


El objetivo de esta remodelación es modernizar la zona sin afectar a los museos, y así atraer a una mayor cantidad de turista al país.


Asimismo, mejorar las calles, el sistema de acueducto “drenaje” y ocultar todo el cableado que le da un aspecto de telaraña restándole la belleza de las galerías.


Tras  un recorrido realizado por el lugar  se pudo observar que la única calle que está concluida y no del todo, es la Arzobispo Meriño, a la que aún, le faltan los pilotillos que separan las aceras de la calle.


Además, la calle Emiliano tejada, la cual está casi terminada faltándole solo detalles.


“La calle Luperón ha sido la que más problema ha producido debido a que en ella descargan todos los drenajes”, expresó un residente del área.


En las calles Las Mercedes, Restauración y La Católica aún no han iniciado los trabajos.


Comerciantes tienen poca esperanza


En la administración del antiguo Hotel Europa informaron que cuando sus clientes llegan a hospedarse y ven la situación, deciden devolverse el mismo día, pues la mayoría vienen a explorar todo él  entorno, así lo explicó la recepcionista Eduviges Cueva.


La Casa del Dulce no se queda atrás, pues los vendedores manifestaron que sus ventas han bajado considerablemente.


La Galería de Arte “María del Carmen” se declaró en quiebra. Su propietaria Nurys Jacobo, comentó que “no solo nosotros hemos quebrado, hay más negocios, como por ejemplo la joyería Lile Tresor y varios restaurantes que han tenido que cancelar a sus empleados y cerrar sus puertas”.


Muchos negociantes de la zona no ocultan su cara de preocupación al acercarse diciembre, por la época navideña que está a la vuelta de la esquina, y la mayoría coinciden en una misma opinión “dudan que estos trabajos puedan terminar antes de 3 meses”.


El Conde y la nueva imagen de su puerta central


La parte de la Puerta del  Conde, que es una zona totalmente peatonal, se notó  tranquila e incluso los negocios parecerían ni sentirse afectados por la remodelación de su alrededor.


“Se repararan los negocios abandonados y se les dará mantenimiento”, así lo explicó un transeúnte que caminaba relajadamente.


“Una puerta totalmente diferente a la que se encuentra en los libros”, así describen ese monumento nacional los visitantes.