pcoSANTO DOMINGO, República Dominicana.- El Ministerio de Industria y Comercio (MIC), informó que para la semana del 6 al 12 de septiembre, los precios de todos los combustibles mantendrán el mismo nivel de la semana anterior reflejando la volatilidad en torno a una misma media registrada en los días de referencia.


En tal sentido, la Gasolina Premium costará a RD$266.90. La Gasolina Regular será vendida a RD$250.50, ambas mantendrá sus mismos precios.


El Gasoil Premium se venderá a RD$221.20. El Gasoil Regular costará RD$214.20, ambos mantendrán sus mismos precio. El Gasoil Óptimo será despachado a RD$230.30, mantendrá el mismo precio.


El Avtur costará RD$156.70, mantendrá el mismo precio; el Kerosene costará RD$197.10, mantendrá el mismo precio; el Fuel Oil costará RD$140.93, mantendrá el mismo precio.


El Gas Licuado de Petróleo (GLP) se venderá a RD$110.00, mantendrá el mismo precio. El Gas Natural (GNL – GNC) costará RD$35.67, mantendrá el mismo precio.


Según el Ministerio la tasa de cambio utilizada para el cálculo de todos los combustibles fue de RD$43.70, según sondeo realizado por el Banco Central de la República Dominicana.


La Dirección de Comunicaciones del MIC explicó que a finales de la semana pasada, las cotizaciones del petróleo y sus derivados volvieron a repuntar ante las expectativas de una mayor demanda derivada de la expansión económica de los Estados Unidos recién divulgada y la persistencia de tensiones bélicas entre Rusia y Ucrania, en Oriente Medio y el Norte de África.


En otro orden, en esta semana se conocieron datos sobre el crecimiento de nuevos pedidos de bienes a fábricas de Estados Unidos, los cuales crecieron en julio así como las ventas de automóviles, las cuales fueron inesperadamente sólidas, ofreciendo un panorama favorable sobre la actividad manufacturera en la mayor economía mundial.


Asimismo, un dólar débil y el declive en los inventarios de petróleo en Estados Unidos, que cayeron en 545,000 barriles en la semana al 29 de agosto para contraerse hasta apenas 361 millones de barriles, alentó la subida de los precios. No obstante, se registró una transitoria reversión de dicha tendencia al constatarse la apreciación de la moneda estadounidense y transmitirse las preocupaciones de los agentes por un lento crecimiento en la demanda energética de China y Europa.