inte


La Policía mató ayer en un supuesto intercambio de disparos a Francis Romero Aguasviva, de 20 años, a quien califica de delincuente y acusa de haber asesinado en diciembre del 2013 a un agente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y de herir a otros dos, incluido un capitán policial, en Baní.


Romero Aguasviva, quien cayó muerto en la calle Respaldo La Marina del barrio Los Guandules, en la capital, es el séptimo presunto delincuente que cae abatido en los últimos cuatro días en un supuesto enfrentamiento con la Policía.


Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), en lo que va de este año han muerto 155 ciudadanos en acciones calificadas de ejecuciones extrajudiciales de la Policía, un 20% más que a septiembre de 2013, año que concluyó con 200 casos.