Obama


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el martes a los líderes del Congreso que no necesita que autoricen su estrategia para combatir al Estado Islámico, un día antes de un discurso al país en el que podría anunciar la expansión de las operaciones contra el grupo en Irak y probablemente en Siria.


El discurso de Obama en la Casa Blanca, el miércoles a las 21.00 hora local (0100 GMT del jueves), mostrará su estrategia contra el grupo, cuyos métodos salvajes han incluido la decapitación de dos rehenes estadounidenses.


Obama se reunió con Harry Reid y Nancy Pelosi, los demócratas de mayor rango en el Senado y la Cámara de Representantes, y con sus homólogos republicanos, Mitch McConnell y John Boehner, para discutir la siguiente fase de su campaña.


“El presidente les dijo a los líderes que tiene la autoridad que necesita para actuar contra el Estado Islámico en conformidad con la misión que dará a conocer en su discurso de mañana”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.


Una ley de 1973 exige que el presidente consulte al Congreso antes de que las fuerzas estadounidenses entren en hostilidades, pero permite que las tropas estén desplegadas durante 60 días antes de que el mandatario tenga que obtener la aprobación del Congreso para actuar.


Obama, elegido en 2008 en parte por la promesa de retirar a las tropas estadounidenses desde Irak, ha estado limitando las operaciones militares para proteger a la minoría yazidí y atacar las posiciones del Estado Islámico cerca de la capital kurda, Arbil, y en las cercanías de las represas de Mosul y Haditha.


El presidente tiene la opción de ordenar ataques aéreos a una mayor cantidad de objetivos en Irak y ha estado considerando incursiones en Siria, con la condición de que rebeldes moderados puedan controlar el territorio ganado al Estado Islámico con las incursiones. Obama dijo el domingo en una entrevista con la cadena NBC que Estados Unidos atacaría a los líderes extremistas cuando pudiera.


Un sondeo de opinión del Washington Post-ABC News mostró el martes que el 71% de los estadounidenses respalda ataques aéreos en Irak y que el 65% está de acuerdo con que se realicen esas incursiones en Siria. La encuesta marcó que el nivel de aprobación de Obama está cerca de sus mínimos históricos y que solamente el 43 por ciento de los consultados lo considera un líder fuerte.