Yihadista


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha reconocido que los servicios de inteligencia subestimaron el ascenso del Estado Islámico en Irak y Siria. Este último país, también admite, que “se convirtió en el epicentro de los yihadistas de todo el mundo”.


“Nuestro jefe de la comunidad de inteligencia, Jim Clapper, ha reconocido que, creo, subestimaron lo que había estado pasando en Siria”, asegura Obama en una entrevista con el programa 60 Minutes de CBS.


El mandatario consideró además que se subestimó la capacidad de las fuerzas de seguridad iraquíes para luchar contra un enemigo como el Estados Islámico.


Obama señaló que el grupo radical suní -que declaró un califato en junio en una franja de territorio de Irak y Siria- se mantuvo “bajo tierra” durante la última década mientras las tropas estadounidenses lucharon contra Al Qaeda en Irak pero la inestabilidad causada por la guerra civil en Siria les dio espacio para prosperar.


“En el último par de años, durante el caos de la guerra civil de Siria, donde ha habido enormes franjas del país completamente sin gobierno, fueron capaces de reconstituirse y aprovecharse de ese caos”, indicó en la entrevista.