Una mujer de 40 años está a punto de cumplir su sueño de la infancia. Ella siempre quiso tener “piel de tigre”, y por medio de tatuajes, para estar consiguiéndolo.


Se trata de Katzen Hobbes, que comenzó su transformación a los 18, y luego de varios años asegura haber pasado por las manos de 227 tatuadores.


A los 40, se considera “una escultura viviente” y ya posee el 90% de su cuerpo cubierto con tatuajes que simulan los rasgos característicos de los tigres.


“Todavía tengo que trabajar bajo la axila derecha y la oreja derecha, pero estoy a punto de completar el proceso”, contó Katzen al Huffington Post, al tiempo que sostuvo: “Todavía puedo añadir algo más”.


Además, durante 14 años, esta mujer norteamericana ha vivido con pircings en su rostro que simulaban ser bigotes de gato, pero decidió quitárselos porque “afectaban” su “campo de visión”, según ella misma confesó al medio citado.


Actualmente participa en un “espectáculo de fenómenos” en Texas, y fue seleccionada para ingresar en el próximo libro de Ripley Believe It or Not.