mic


Microsoft anunció este jueves que reducirá otros 2.100 puestos de trabajo en la segunda vuelta de recortes anunciada a principios de año.


El gigante tecnológico estadounidense anunció en julio sus planes de eliminar en total 18.000 puestos de su red mundial a lo largo de este año, en su mayoría personal de la recién adquirida unidad de telefonía de Nokia.


En la primera ronda, Microsoft sacó de su plantilla a 13.000 trabajadores.


“Hoy hemos dado otro paso en el proceso, con la eliminación de unos 2.100 empleos”, dijo Microsoft este jueves en un correo electrónico en respuesta a una consulta realizada por AFP.

“Las reducciones que tienen lugar hoy estarán distribuidas en distintas unidades de negocio, en diversos países”.
Microsoft dijo que continuará el proceso de recortes de la “forma más cuidadosa”, ofreciendo paquetes de indemnización para aquellos cuyos puestos sean eliminados.


El total de la reducción de personal anunciada en julio es la mayor jamás realizada en la compañía y tiene lugar a raíz de que el jefe ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, apostara por darle un nuevo foco de la compañía y a la vez integrar a la división de teléfonos de Nokia.


Los recortes representan a un 14% de la plantilla total de la empresa, que actualmente es de 127.000 empleados. Microsoft tendrá que desembolsar entre 1.100 y 1.600 millones de dólares en despidos.
Del total, unos 12.500 profesionales y puestos en fábricas de Nokia “serán eliminados con sinergias y alineamientos estratégicos”, especificó Microsoft.

En un correo electrónico a sus empleados enviado en julio, Nadella dijo que los recortes “difíciles pero necesarios” forman parte de un plan para dar una nueva dirección a la compañía con sede en el estado de Washington.
“El primer paso para construir la organización adecuada para nuestras ambiciones es realinear nuestra fuerza de trabajo”, dijo.


Microsoft completó la adquisición de la unidad de telefonía de Nokia en abril, en un intento de fortalecer su posición en el mercado de los dispositivos móviles, y por la que pagó 7.500 millones de dólares.
Nadella, nombrado presidente de Microsoft este año, trata de revigorizar la empresa que ha sido por largo tiempo líder mundial, pero que en los últimos años perdió liderazgo en el sector tecnológico con el avance de Google y Apple.


Nadella ha dicho que la restructuración “simplificará la forma en que trabajamos para facilitar una mejor rendición de cuentas, ser más ágiles y más rápidos”, y resultará en “menos capas directivas”. Los recortes son considerablemente mayores a los que realizó la empresa en Microsoft, cuando despidió a 5.800 personas.