Violacion Falsa


La joven que hace unos días reconoció ante la juez que la denuncia que presentó por supuesta violación un día de la feria de Málaga no era cierta ha sido condenada a 10 meses de prisión y a una multa de 2.160 euros (12 meses con una cuota diaria de seis euros) por cinco delitos de denuncia falsa en concurso ideal.


La sentencia es firme porque todas las partes personadas en este proceso han mostrado su conformidad con el fallo. La chica, de 20 años, no entrará en prisión al poder beneficiarse de la suspensión de la pena, ya que carece de antecedentes penales.


La acusación de la joven formulada el pasado 17 de agosto, domingo de feria en la capital malagueña, llevó a la detención de cinco chicos, dos de ellos menores de edad.


El Juzgado de Instrucción 2 de Málaga abrió diligencias para investigar la supuesta agresión sexual en grupo y tres días más tarde decretó el archivo de la causa al considerar que la comisión del delito no estaba “debidamente justificada”.


Cuando la resolución fue firme, la fiscalía de Málaga pidió al mismo juzgado que dedujera testimonio para determinar si la denunciante había incurrido en una posible simulación de delito.


Este procedimiento, tramitado como diligencias urgentes, se abrió el pasado miércoles. La sentencia dictada este lunes por la magistrada María Luisa Cienfuegos, recuerda los indicios que llevaron al archivo del posible caso de agresión sexual, que son los mismos en los que el ministerio público basó su petición de investigar una supuesta denuncia falsa.


Las contradicciones en las que incurrió la chica en sus distintas declaraciones; el testimonio de los testigos directos del encuentro entre los jóvenes; un vídeo grabado por uno de los denunciantes, además de distintas fotografías; y los informes periciales de la causa determinaron que los hechos incluidos en la denuncia eran “íntegramente falsos”. La sentencia también precisa que la chica lanzó su acusación “a sabiendas de su falsedad”.


La joven ha reconocido el delito y los perjudicados por su acción han renunciado “expresamente” a la indemnización por el daño moral que ha podido causarles esta situación, fundamentalmente por “la repercusión mediática” de los hechos y “los días de detención padecidos”.