disp


SALCEDO. Un joven que el 29 de agosto denunció en un programa en San Francisco de Macorís que temía por su vida porque era constantemente extorsionado por miembros de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), fue acribillado de cuatro balazos en una banca de lotería.


Enrique Sánchez Taveras, de 37 años, denunció a un capitán de la DNCD al que debía pagar peaje y dijo que dejó de vender drogas porque tenía que darle a mucha gente. Recibió dos disparos en la espalda, uno en el cuello y otro en la cabeza.


De acuerdo con Yadira del Carmen Rodríguez, con quien Sánchez conversaba, dos jóvenes le dispararon desde una motocicleta negra sin hablarle y huyeron por la calle Restauración.