Gaza


Israel ha aceptado el mecanismo de vigilancia para la reconstrucción de Gaza propuesto por la ONU que permitirá entrada fluida de materiales de construcción a través del paso de Karem Shalom, informó hoy la radio local.


Responsables de Naciones Unidas serán los que comprobarán y verificarán que los materiales que entren en la Franja sean únicamente utilizados para propósitos civiles y no se desvíen a la construcción de túneles, añadió la fuente.


“Este mecanismo permitirá que la rehabilitación de Gaza progrese al tiempo que se salvaguarden los intereses de seguridad de Israel”, explicó anoche un responsable de la oficina de coordinación del gobierno israelí para asuntos de los territorios ocupados, citada hoy por la prensa local.


El establecimiento del mecanismo ha sido fijado por el enviado de la ONU para el proceso de paz, Robert Serry; el primer ministro palestino, Rami Hamdala, y el coordinador del gobierno israelí para Asuntos en los Territorios, general Yoav Mordechai.


Poco después de conocerse la aceptación israelí, el ministerio de Defensa emitió un comunicado en el que aseguraba que “se espera que en las próximas semanas se pueda reanudar la entrada de materiales de construcción para el sector privado, por primera vez desde hace un año”.


“Si descubrimos que se utilizan para objetivos terroristas, sabemos como detener el flujo. Existe una nueva situación en Gaza, y la Autoridad Palestina tendrá el poder pese al control del (movimiento islamista) Hamás. La Autoridad Palestina es quien representará a Gaza en el diálogo con Israel y Egipto”, advirtió.


Palestinos e israelíes están citados a finales de septiembre a una nueva ronda de negociación, a través de Egipto, para avanzar en la consolidación del alto el fuego permanente alcanzado a mediados de agosto tras 50 días de conflicto en Gaza en el que murieron más de 2.100 personas, en su mayoría civiles palestinos.


Las conversaciones deberían conducir al levantamiento progresivo del bloqueo económico y el asedio militar que Israel impone desde 2007 a la Franja, con la reapertura de la fronteras, del puerto y del aeropuerto.


Además, para el 12 de octubre está convocada una conferencia de donantes en Egipto que establecerá los mecanismos de financiación de la reconstrucción.


A este respecto, el gobierno palestino de reconciliación nacional transitorio negó el martes las acusaciones de Hamás y dijo no haber recibido aún fondo alguno y que en la actualidad se esfuerza en coordinar la ayuda de emergencia con la comunidad internacional hasta que se establezca el citado mecanismo financiero.


El Ejecutivo palestino ha puesto en marcha un programa temporal de ayuda a Gaza en colaboración con la ONU y con los donantes, por el que la UNRWA se hará cargo de los refugiados que han perdido su hogar y el gobierno del resto, se explicó en un comunicado.


La situación sigue siendo tensa en la Franja, ya que la población no percibe los supuestos beneficios de alto el fuego casi un mes después de la entrada en vigor del mismo.


Ayer, un mortero procedente de la Franja cayó en territorio israelí por primera vez desde que se anunciara el cese de las hostilidades.


Hamás se apresuró a negar su posible relación con el hecho y el Ejercito israelí inició una investigación para saber si se trataba de un disparo o de un proyectil errante utilizado en un ejercicio de entrenamiento.


El propio Serry advirtió anoche sobre la fragilidad del alto el fuego si no se avanza en la recuperación de la Franja, donde parecen aún profundas las diferencias entre Hamás y la Autoridad Nacional Palestina.