Aunque no hay rastros de la mítica y tan buscada Atlántida, algunas ciudades reales se encuentran bajo agua. Sin embargo, no es porque tengan seres acuáticos o tesoros escondidos, sino porque algún desastre natural las puso en ese lugar. No dejan de ser hermosas, y por eso aquí te muestro las ciudades hundidas más conocidas.


– Las Villas de Ontario, Canadá


Ciudad1


Aunque la mayoría de ciudades sumergidas pertenecían a civilizaciones antiguas, no es el caso de las Villas de Ontario, en Canadá. Fueron sumergidas tras la construcción de un camino marítimo que desvío el agua sobre ella. Esto suele pasar cuando un río se desvía o se construyen nuevos caminos acuáticos, pero estas villas son notorias por lo bien conservadas bajo el agua.


– El reino Dian, China


Ciudad2


Durante años los pobladores de la zona dijeron ver figuras de una ciudad fantasmacuando el agua estaba calma, pero fue recién en 2001 cuando un grupo de arqueólogos descubrió los restos de una ciudad hundida. La prueba del carbono determinó que es de hace 1750 años y se hundió en el lago cuando una parte de la estructura se rompió y cayó en él.


– Alejandría, Egipto


Ciudad3


Las imágenes de esta ciudad sumergida son sorprendentes y es magnífico saber que estuvo oculta por casi 1600 años. La tierra de Cleopatra fue un sitio poderoso y solamente fue encontrada en 1998 por un grupo de arqueólogos que se aventuró en las profundidades marinas. Las esfinges y monumentos aún se encuentran en pie y la razón de estar bajo agua son los terremotos sufridos en la zona.


– Ciudad León, China


Ciudad4


La Ciudad León es probablemente la más bella de todas estas ciudades por tener hermosos monumentos que pueden verse fácilmente y están perfectamente conservados. El área fue inundada intencionalmente para construir una represa en los años 50. La ciudad fue construida durante la Dinastía Han, entre el 25 y el 200 E. C. Es un poco extraño que los chinos hayan hundido una ciudad tan hermosa, pero lo cierto es que desde entonces se convirtió en una gran atracción turística.