Hawaii


Las autoridades de la principal isla de Hawái declararon el estado de emergencia debido a que el flujo de lava del volcán Kilauea amenaza con destruir zonas residenciales, cuyo desalojo podría ser inminente, informaron este viernes las autoridades.


El alcalde de Hawái, Billy Kenoi, suscribió la decisión el jueves luego de que el flujo incandescente del Kilauea avanzó a menos de un kilómetro de distancia de una zona residencial.


“Estamos tomando esta medida para asegurar que la polación pueda preparar a sus familias, mascotas y pertenencias para una evacuación segura y ordenada”, dijo Kenoi.


La declaratoria de emergencia permite a las autoridades restringir la circulación de los no residentes en la isla y facilitar que la población local sea evacuada rápidamente en caso de ser necesario, afirmó el jefe de la Defensa Civil de Hawái, Darryl Oliveira.


Ninguna desalojo ha sido ordenado todavía, pero las autoridades han pedido a los pobladores “completar sus planes de evacuación y monitorear los reportes de la Defensa Civil en los próximos días”, señaló un comunicado de la alcaldía.


Según el diario Honolulu Star, el flujo de lava podría alcanzar varias casas posiblemente en una semana.


La isla de Hawái o Isla Grande es la más extensa de las ocho de este archipiélago del Pacífico, que tiene varios volcanes activos.