Isla 1


La isla Gaiola no dejaría de ser una isla más de la costa italiana, más concretamente en Nápoles, si no fuera por su inquietante pasado y las circunstancias que han envuelto a sus desafortunados propietarios. Ese pasado y esas oscuras circunstancias han hecho que sea considerada como una isla maldita. Esta es su historia.


La isla debe su nombre a las cavidades que salpican la costa de Posillipo (del latín cavea “pequeña cueva” y luego a través del dialecto “Caviola”). Originalmente, la pequeña isla era conocida como Euplea, dios protector de la seguridad de la navegación, y en el lugar se levantaba un pequeño templo.


A principios del siglo XIX, la isla estaba habitada por un ermitaño, apodado “El Mago”, que vivía gracias a la limosna de los pescadores. Poco después se construyó la villa que la ocupa hoy en día y que en un tiempo fue propiedad de Norman Douglas , autor de Land of the Siren. En la década de 1920 hubo un teleférico que conecta la isla con el continente.


La fama de isla maldita le viene debido a la prematura muerte de sus propietarios y otros incidentes ocurridos. Por ejemplo, el 12 de agosto de 1911, el crucero San Giorgio, de la marina italiana, recién salido de los astilleros de Castellammare di Stabia, se estrelló “a todos velocidad” contra la isla Gaiola.


Isla 2


En la década de 1920, perteneció al suizo Hans Braun, que fue asesiando en la isla y encontrado envuelto en una manta. Más tarde su mujer se ahogó en el mar.


El siguiente propietario fue el alemán Otto Grunback, que murió de un ataque al corazón durante su estancia en la villa.


Una suerte similar corrió el empresario farmacéutico Maurice-Yves Sandoz, que se suicidó en un hospital psiquiátrico en Suiza, y su posterior propietario, un industrial de acero alemán, el barón Karl Paul Langheim, se arruinó.


La isla también perteneció a Gianni Agnelli el dueño de Fiat, que sufrió la trágica muerte muerte de su único hijo, se suicidó muy joven y posteriormente su sobrino, el que iba a ser el futuro presidente de la empresa, a la edad de 33 años. Pero la lista no acaba aquí. El multimillonario Paul Getty, otro de los propietarios, sufrió el secuestro de un nieto.


El último propietario de la isla fue Gianpasquale Grappone, empresario del mundo de los seguros, fue encarcelado al estar involucrado en un fraude banquario.


La prensa volvió a hablar de nuevo de la maldición de la Isla Gaiola en 2009, tras el asesinato de Franco Ambrosio y su esposa Giovanna Sacco, propietarios de una casa frente a la isla.