muerte-Al-Shabab


Los servicios de espionaje franceses ofrecieron información a Estados Unidos para llevar a cabo la operación aérea que permitió matar al líder de la milicia islamista somalí Al Shabab, el pasado 1 de septiembre.


Por una orden explícita del presidente francés, François Hollande, los agentes de la Dirección General de la Seguridad Exterior (DGSE) comunicaron al Pentágono datos sobre la identificación precisa de la camioneta de Ahmed Abdi Godane, y sobre el recorrido que iba a realizar, señaló el semanario Le Point en su sitio internet.


Hollande había exigido a sus agentes que acabaran con Godane, según una fuente citada por Le Point, que señaló que había dado “instrucciones precisas” tras la operación fracasada que llevó a cabo la DGSE en enero 2013 para tratar de liberar a uno de sus agentes en manos de Al Shabab, Denis Allex, que murió al igual que dos militares del comando que trató de rescatarlo.


En los últimos meses, los franceses habían localizado varias veces al jefe terrorista y habían comunicado sus informaciones a los estadounidenses, que descartaron una intervención por los riesgos que se derivaban.


El 31 de agosto, sin embargo, los servicios secretos tuvieron noticias de un desplazamiento entre su santuario al sur de Somalia y un nuevo lugar de residencia en un vehículo aislado con solo dos guardaespaldas. En unas horas se organizó una operación aérea con drones y aviones estadounidenses que lo pulverizaron.


Godane, de 37 años, era uno de los fundadores de Al Shabab y líder del grupo terrorista desde 2008, cuando un ataque aéreo estadounidense mató al entonces comandante, Aden Hashi Ayrow.