Acoso Gay


Las autoridades colombianas se comprometieron a aclarar la muerte del joven Sergio Urrego, quien según sus familiares se suicidó tras ser víctima de persecución en su colegio por su condición de homosexual y cuyo caso ha causado conmoción en las redes sociales.


La Fiscalía General, a través de su oficina de prensa, ha dicho que un fiscal asumió la investigación para establecer “la comisión o no de una conducta contra la vida” de Urrego.


En tanto, la ministra de Educación, Gina Parody, escribió el lunes en su cuenta de Twitter que “informamos (a la opinión pública) que hace varios días hablamos con la mamá de #SergioUrrego y estamos tomando las medidas pertinentes para aclarar el caso”.


El joven de 16 años se suicidó el 5 de agosto al lanzarse de la terraza de un centro comercial en el noroeste bogotano. “En el último mes nos vimos atropellados por circunstancias patrocinadas por el colegio y por una crisis existencial de Sergio (Urrego)”, sostuvo a la emisora local La W su madre, Alba Reyes.


Según el relato de Reyes, su hijo estudiaba en el Gimnasio Castillo Campestre del municipio de Tenjo -30 kilómetros al sur de esta capital- y sus problemas empezaron en mayo cuando un profesor de educación física encontró en el teléfono celular de Urrego una fotografía en la que supuestamente se estaba besando con su pareja y compañero de clase.


Entonces fueron llamados por sus superiores en el centro educativo que, según Reyes, le pidieron no hacer demostraciones amorosas en público.


Los padres de Urrego fueron citados al colegio pero Reyes estaba en Cali, a 300 kilómetros al suroeste de Bogotá. En consecuencia, al joven le fue prohibida la entrada al colegio hasta tanto se hicieran presentes sus padres o al menos uno de ellos.


De ahí en adelante todo fue complicado para Urrego. Así lo consignó en una carta que escribió y en la que sostenía que “los diferentes problemas que he venido teniendo (en el colegio), ese es mi detonante”, según la narración de su madre.


Pero Amanda Castillo, rectora del Gimnasio Castillo Campestre, se defendió de los señalamientos de discriminación y en la emisora Blu Radio enfatizó que “siempre respetamos la intimidad de los seres humanos”, sostuvo que nunca hubo presión hacia Urrego pero reconoció que hay normas mínimas establecidas de respeto que, por ejemplo, señalan que dentro del colegio no debe haber demostraciones amorosas entre los estudiantes.


La Secretaría de Educación de Cundinamarca, departamento donde está ubicado Tenjo, hizo un relato pormenorizado del caso de Urrego y concluyó que la investigación tiene que agotar un debido proceso que finalmente dirá qué fue lo que en realidad sucedió con el joven.


Consultado por The Associated Press, el director del estatal Instituto Nacional de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés, observó que si bien los eventos de suicidios de jóvenes son relativamente frecuentes en Colombia, el caso de Urrego sale del patrón porque normalmente éstos se registran a fines y principios de año. Esas “son épocas donde finalizan (el año) y están muy relacionados con su desempeño educativo o de escolaridad”, dijo.


Según Valdés, en lo que va del año en Colombia se han suicidado 94 jóvenes, 29 de entre 10 y 14 año y 65 de entre 15 y 17 años.


Amigos y compañeros de Urrego anunciaron para el viernes un plantón frente al Gimnasio Castillo Campestre como protesta, según dijeron los promotores, por la presión que algunos de sus directivos habrían ejercido contra el joven por su inclinación sexual.