Jueza Apresada


La Unidad de Atención Permanente de Santo Domingo dictó anoche tres meses de prisión preventiva contra la jueza suplente de Paz de Boca Chica, implicada en el doble asesinato por encargo de Suleika Flores y Natasha Sing, ambas de 30 años de edad y cuyas muertes ocurrieron en hechos separados durante el mes de abril, en el municipio de Santo Domingo Este.


La jueza Iris Borgen impuso la medida de coerción contra la magistrada Cibelis Martínez Alcántara y también para Dionary Elizabeth Trinidad Ramírez, otra de la implicada en los crímenes, luego de ser acusadas de violar los artículos 265, 266, 295, 296, 297, 298, 302 del Código Penal y violación a la ley 36 sobre uso y porte de arma de fuego.


Ambas mujeres deberán cumplir la medida de coerción en la cárcel de Najayo Mujeres.


Una comunicación de prensa del Ministerio Público explica que tras labores de inteligencia pudo determinar que el 19 de abril la co-imputada Cibelis Martínez le envió desde su número de teléfono un mensaje de texto al celular de la co-imputada Dionary Elizabeth Trinidad Ramírez, dándole el número de placa de la hoy occisa Suleyka Flores Guzmán.


El expediente explica que las imputadas no solamente se encuentran relacionadas a los demás co-imputados por vía telefónica, sino por lazos de amistad y además se detectaron fotos y documentos que las vinculan con el hecho. El abogado de la defensa, Carlos Balcácer, adelantó que apelará la decisión de la magistrada Borgen. El Ministerio Público estuvo representado por el fiscal Gilberto Castillo.


Por la muerte de ambas jóvenes, también cumplen prisión preventivas Sunhy Dotel Ramírez, autora intelectual de ambos asesinatos, Amaurys Soriano Garcia (Nevado), Luis Abel Mariano Pérez (Luisito), Jesús Manuel Mendoza Benítez (el patrón), Jonny Sención Gómez (Pai), Francy Alexander Fermín González y Julio Cepeda Ureña


El abogado Julio Cepeda Peña, esposo de Sanhy y dueño del arma supuestamente utilizada para el crimen, recobró su libertad bajo fianza.


El expediente detalla que la abogada Sanhy Dotel habría contactado a Fermín, manifestándole que quería quitarle la vida a Suleika. Señala que inmediatamente éste ubicó a los demás imputados hasta conseguir a los supuestos sicarios Amaury Soriano García y Luis Abel Pérez, los cuales guardan prisión. Asimismo, que Dotel habría pagado RD$400,000 por la muerte de Suleika, pero como los contratados le quitaron la vida a Natasha por error de dirección y fotografía, se vio precisada a pagar otra vez la misma cantidad.