Claudio-Nasco


La jueza del Séptimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional, Kenya Romero, dictó apertura a juicio en contra de tres acusados de ultimar al presentador de televisión, Claudio Nasco, el 13 de diciembre del 2013.


La magistrada acogió la totalidad de las pruebas presentadas por la Fiscalía en contra de los imputados.


Los enviados a juicio son Oscar Pérez (a) Yandel, Luis Manuel Estévez Ponciano (a) Pacuto y Joel Rafael Miliano Rodríguez (a) Pateo, a los cuales les fueron retenidos lo cargos de homicidio voluntario, asociación de malhechores, robo agravado y porte ilegal de armas.


La acusación establece que cometieron los crímenes, mientras se encontraban junto a Nasco en la habitación No. 11 de la Cabaña Chévere, ubicada cerca del Km. 12 de la Autopista 30 de Mayo.


Precisa que Pérez, quien supuestamente andaba en compañía de Estévez y Miliano se había comunicado vía telefónica con la víctima antes de la materialización de los hechos, y partieron hacia la Cabaña a bordo del vehículo que pertenecía Nasco.


Asegura que estando en el lugar se armó una discusión entre los acusados y el occiso, devenida por diferencias de carácter personal y económico, lo que provocó que lo amordazaran de pies y manos y con una cinta adhesiva color gris que le cubría los ojos, y con decenas de heridas punzantes en una cabaña de la avenida 30 de Mayo.


El vehículo del comunicador fue sustraído, al igual que sus celulares, prendas, tarjetas de crédito y dinero en efectivo. Oscar Pérez (Yandel), quien admitió haber apuñalado al presentador de televisión Claudio Nasco, reveló que había salido entre diez y once veces con el comunicador, a quien alegadamente conoció en una página de Internet donde sólo interactúan los gays.


Pérez indicó que el presentador lo pasó a buscar por la Plaza Luperón, llegaron a la cabaña Chévere, ubicada en la autopista 30 de Mayo, y una vez allí, decidieron cobrarle “antes de hacer el trabajo”. Según sus palabras, se sintieron engañados, al recibir sólo RD$2,800 para los tres, los cuales no aceptaron, y decidieron irse a pie.


Dijo que Luis Manuel amarró a Nasco, y en un “descuido”, él le arrebató el puñal, que fue agarrado por el imputado.