Atencion Primaria


Uno de los propósitos del nuevo modelo del sistema sanitario dominicano, que ya tiene años en debate, es que ante cualquier dolencia, se piense primero en la Unidad de Atención Primaria (UNAP) correspondiente a su sector, antes que ir a un hospital o a una clínica.


Para que esto suceda hacen falta tres cosas fundamentales: crear el doble de UNAP que ahora funcionan en el país para llegar a las 3,400; habilitar infraestructuras adecuadas, y que la gente confíe en el personal médico.


“Tenemos que construir, a nivel nacional y de manera progresiva, 756 Centros de Primer Nivel de Atención para albergar 1,772 Unidades de Atención Primaria”, explicó Carlos Alexander Suazo, director de Atención Primaria del Ministerio de Salud Pública. Actualmente hay 1,744 UNAP en 1,407 centros, de acuerdo con Suazo.


Según este funcionario, el Ministerio debe atender “la condición de las infraestructuras de estos centros, garantizar el equipamiento básico y tener el recurso humano necesario y capacitado”, y para ello, hay una serie de proyectos en marcha que incluyen la reparación de 534 centros a nivel nacional, es decir el 30%.


¿Sabe usted dónde queda su Centro de Primer Nivel de Atención más cercano? ¿Ha recibido asistencia médica allí? Si no es así, posiblemente tenga un seguro privado y, ante cualquier dolencia, acuda a su médico de confianza.


Los Centros de Primer Nivel son esas clínicas rurales, dispensarios, consultorios o policlínicas que ofrecen asistencia médica no especializada a una población concreta. Allí funcionan las UNAP, responsables de “vigilar y atender de forma integral la salud de las personas” que conviven en un mismo espacio. Cada Unidad es responsable de asistir a unas 500 o 700 familias.


Esta red atiende sobre todo a las personas del régimen subsidiado, es decir, a la población más arriesgada. Esa es la población que conoce y acude a estos centros y que, simultáneamente, vive sus precariedades.