Una cascada de lava comenzó a descender este miércoles del volcán Mayón, el más activo de Filipinas, cuyas autoridades se apresuraron a evacuar a miles de personas ante el temor de una posible erupción.


El ejército, que pasaba puerta por puerta, evacuó en camiones y autobuses a mujeres, niños y ancianos de las aldeas cercanas al volcán, situado a 330 kilómetros al suroeste de Manila.Mayon Volcano is seen emitting smoke in Albay province, Bicol region, south of Manila


Las autoridades decretaron el lunes el nivel de alerta tres en una escala de cinco, ante una posible erupción a gran escala en las próximas semanas.


Farmer walks with his buffalo with the Mayon Volcano in the background in Albay province, Bicol region, south of Manila


Antes de la madrugada del miércoles, una cascada de lava roja descendía desde el cráter de este volcán, famoso en Filipinas por la casi perfección de su cono, hasta la mitad de la ladera.


Al menos 8.000 personas de las 50.000 previstas se trasladaron a refugios temporales, indicó a la AFP el director regional de defensa civil, Bernardo Alejandro, quien alertó de que los fondos de ayuda para desastres en la provincia de Albay podrían sostener a los desplazados durante un mes.


Residents with their belongings board a military truck as they evacuate their homes after the Mayon volcano spewed smoke in Albay province, Bicol region, south of Manila


El director de la agencia estatal de vulcanología, Renato Solidum, dijo que el magma continúa ascendiendo a la superficie, aunque por el momento el nivel de alerta se mantendrá en tres.


El volcán Mayón, de 2.640 metros de altura, es una atracción para los turistas locales y extranjeros, así como un peligro permanente para cualquier persona que se acerque demasiado.


Varios turistas y su guía turístico perdieron la vida en su última erupción en mayo de 2013. La explosión más mortífera tuvo lugar en 1814, cuando unas 1.200 personas perdieron la vida a causa de la lava.