Selfie Espacial


La nave Rosetta, más cerca de lo que nadie nunca ha estado de un cometa, envió esta fotografía de sí misma a unos 50km de distancia de 67P Churyumov-Gerasimenko, el objetivo de su misión.


En el notable selfie cósmico puedes ver detalles del manto protector que cubre al satélite y el brillo de una de sus alas solares de 14m en contraste con el negro espacial.


Encima está el cometa 67P Churyumov-Gerasimenko.


La imagen fue tomada con una cámara situada en el módulo Philae, que en unas semanas intentará aterrizar sobre el 67P.


A medida que la nave se fue acercando a su presa, se fue revelando la superficie escarpada e irregular del cuerpo celeste.


Por eso, los científicos creen que el aterrizaje de Philae será más difícil de lo que pensaban.


Gracias a la información de Rosetta, los investigadores pudieron crear un colorido mapa de 67P que revela un extraordinario paisaje, dividido en diferentes regiones de acuerdo a su composición.


Acantilados, canales, cráteres y enormes peñascos moldean los diferentes terrenos del cometa.


El mapa ayudará, esperan los expertos, a elegir el mejor lugar para aterrizar, algo que nunca se había intentado antes.