Escocia


Los tres líderes de los principales partidos políticos británicos vuelan este miércoles a Escocia con la misión de salvar a Reino Unido en medio de un pedido del primer ministro británico, David Cameron, para evitar que la “familia de naciones sea desgarrada”.


Ante el avance en las encuestas del Sí a la independencia de Escocia de cara al referendo del 18 de septiembre, el nerviosismo parece haber ganado terreno en Londres.


Y en un esfuerzo de última hora, el primer ministro británico, David Cameron, su socio de la coalición, Nick Clegg, y el líder opositor Ed Miliband llegan a Escocia con el objetivo de hacer campaña a favor del No.


“Lo que estamos viendo hoy en el otro lado es al ‘equipo Westminster’ volando a Escocia por el día porque están entrando en pánico”, aseguró el ministro principal escocés Alex Salmond, impulsor de la independencia.