Irak Represa


Estados Unidos amplió este domingo al oeste de Irak su campaña aérea contra los yihadistas, para proteger una represa vital, mientras las fuerzas iraquíes lanzaron una ofensiva en la región que les permitió recuperar Barwana.


Tras recuperar esta ciudad, el gobernador de la provincia de Al Anbar resultó gravemente herido por un mortero.


Hasta ahora, las fuerzas estadounidenses habían limitado sus ataques a posiciones del EI al norte de Bagdad, ayudando al Ejército iraquí, los combatientes kurdos y las milicias chiitas a arrebatar a estos sunitas ultrarradicales el control de diversos puntos, como la presa de Mosul, la más importante del país.


El grupo yihadista se había hecho en enero con algunas zonas de la provincia occidental de Al Anbar, de mayoría sunita, pero intensificó su avance en Irak gracias a la ofensiva lanzada el 9 de junio.


“A petición del gobierno de Irak, las fuerzas estadounidenses atacaron a terroristas del EI cerca de Haditha, en la provincia de Al Anbar, para apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes que protegen la represa de Haditha”, aún bajo su control, indicó el mando militar norteamericano.


“Una eventual pérdida del control de la represa o un catastrófico fallo de la represa (…) supondría una amenaza para el personal y las instalaciones estadounidenses en Bagdad y sus alrededores, así como para miles de ciudadanos iraquíes” advirtió el portavoz del Pentágono, contralmirante John Kirby, en un comunicado.


Los yihadistas del EI han intentado varias veces sin éxito hacerse con la represa de Haditha, la segunda más importante de Irak para la producción de electricidad.